Escuche este artículo

La ex presidenta de CEMA Chile y catalogada como una de las principales influyentes en las decisiones de la dictadura militar, la controversial primera dama falleció luego de múltiples complicaciones médicas.

Hiriart fue conocida como una de las principales influyentes en la dictadura militar de su marido. De hecho, Alejandra Matus comentó en entrevista con Revista Caras en 2013 que, a su juicio, sin ella como esposa, lo más probable es que Pinochet hubiera permanecido como funcionario leal al ex presidente Salvador Allende.

Conocida es su estrecha relación con Manuel Contreras, ex director de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA).

Después del Golpe y hasta 1977, Hiriart creó y refundó cerca de 12 instituciones, entre ellas, la Corporación Nacional del Cáncer, el Comité Nacional de Jardines Infantiles y Navidad y el Centro de Madres Chile (CEMA Chile). De esta última fue presidenta entre 1973 hasta agosto 2016, cuando renunció al cargo.

Tras la dictadura, Hiriart estuvo fue acusada por el Servicio de Impuestos Internos (SII) en el contexto del caso Riggs, llegando a estar un día en prisión preventiva en 2005. En 2007 se le decretó una orden de arresto por el delito de malversación de fondos públicos. Ese mismo día ingresó de emergencia al Hospital Militar y dos días después obtuvo la libertad bajo fianza. Dos semanas después, la Corte de Apelaciones de Santiago anuló el proceso.

Durante la década de 2010 tuvo cada vez menos apariciones públicas. En ciertas oportunidades asistía a ceremonias donde se conmemoraba el fallecimiento de su esposo. Sin embargo, debido a su avanzada edad y complicaciones de salud, la presencia en actos fue disminuyendo con el paso del tiempo.

Este jueves 16 de diciembre, la familia comunicó la muerte a los 98 años de quien fue esposa e influyente de uno de los dictadores más conocidos en Latinoamérica y el mundo. Lucía Hiriart estuvo en el círculo más íntimo de un régimen que rompió la democracia y violó los derechos humanos, y cuyas víctimas y familiares hasta la actualidad exigen reparaciones por los graves daños.