TOPSHOT - A Palestinian man walks amid the rubble early on May 12, 2021 in front of the heavily-damaged Al-Jawhara Tower in Gaza City which was hit by Israeli airstrikes overnight. - Israeli air raids in the Gaza Strip have hit the homes of high-ranking members of the Hamas militant group, the military said Wednesday, with the territory's police headquarters also targeted. (Photo by MAHMUD HAMS / AFP)
Escuche este artículo

El Gobierno israelí aprobó este jueves aceptar la propuesta de mediación de Egipto para una «tregua bilateral» con Hamás, «sin condiciones», anunció la Oficina del Primer Ministro en un comunicado.

El alto al fuego entraría en vigencia a las 2:00 hora local del viernes, según adelantan medios israelíes, con lo que se pondrá fin a once días de escalada bélica entre el Ejército israelí y las milicias palestinas de Gaza, que se ha saldado con 232 muertos en la franja y 12 en Israel.

Desde el movimiento islamista Hamas no se ha confirmado todavía ese posible cese de hostilidades: «Seremos nosotros los que anunciemos la verdad sobre el alto el fuego y no la ocupación (israelí)», señaló en un comunicado.

Los miembros del Gabinete de Seguridad, entre los que estaba el jefe del Estado Mayor y altos mandos militares, acordaron aceptar la propuesta de Egipto de cesar las hostilidades tras alabar lo que consideran «grandes logros» de Israel en la campaña militar en Gaza.

Los rumores sobre esta posible tregua habían cobrando fuerza en las últimas horas, especialmente después de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, convocara esta misma tarde a su Gabinete de Seguridad, a pesar de mostrarse partidario la víspera de continuar con la ofensiva.

Esta mañana, un portavoz del movimiento islamista Hamás aseguró a Efe que la tregua «probablemente tenga lugar pronto», cuando desde hace días los mediadores internacionales, especialmente Egipto y la ONU, han intensificado sus esfuerzos para restablecer la calma, tras 11 días de violencia.

El actual enfrentamiento, que comenzó el 10 de mayo último, ha cobrado ya la vida de al menos 232 palestinos en la Franja, incluido 65 niños, y ha causado más de 1.900 heridos, víctimas de los intensos bombardeos israelíes.

En Israel, 12 personas -incluido dos menores- han muerto como consecuencia del lanzamiento de cohetes desde el enclave por parte de las milicias palestinas.

Hasta ahora, Israel había rechazado esa tregua y Netanyahu reiteró ayer mismo su intención de continuar con la operación hasta alcanzar su objetivos de desarticular la estructura militar de Hamás, que gobierna de facto el enclave, a pesar de que el presidente de EEUU, Joe Biden, le urgió a «una inmediata desescalada significativa».

Pese a la presión internacional, el Ejército israelí volvió hoy a bombardear múltiples objetivos del movimiento islamista Hamás en la Franja, desde donde continuó el disparo de cohetes hacia las comunidades israelíes colindantes, que incluyó un misil antitanque contra un autobús, llegando a los 4.340 lanzamientos desde el inicio de la escalada.

La ofensiva de las tropas israelíes se centró en los últimos días en los lugares de producción y almacenamiento de armas, los puntos desde donde las milicias lanzan los cohetes y la red de túneles -conocida como Metro- que presuntamente utiliza Hamás para el desplazamiento de combatientes y el transporte de armamento de una zona a otra del enclave.