Escuche este artículo

Un nuevo desastre natural puso otra vez a Puerto Rico en estado de emergencia.

La isla, que fue devastada por el huracán María en 2017, ha sentido otra vez la fuerza de la naturaleza: ahora, una serie de sismos que han estremecido su territorio desde finales de diciembre.

El más intenso de ellos, de magnitud 6,4, ocurrió en la madrugada de este martes y dejó al menos un muerto, apagones y severos daños de infraestructura.

Como resultado, la gobernadora interina, Wanda Vázquez, declaró el estado de emergencia y activó a la Guardia Nacional para socorrer a los afectados por la secuencia de sismos que se registran desde hace más de una semana.

«Acabo de firmar una declaración de estado de emergencia y la hemos firmado para todo Puerto Rico«, anunció Vázquez en una conferencia de prensa.