Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

Desde el mes de junio de 2021, miles de personas, principalmente de Irak, pero también de Siria, Afganistán, República Democrática del Congo, Camerún y varios otros países, han intentado llegar a la Unión Europea (UE) cruzando desde Bielorrusia a Polonia, Lituania y Letonia.

Lamentablemente en respuesta, Polonia levantó vallas fronterizas, instaló a sus Fuerzas Armadas y  declaró estado de emergencia a lo largo de su zona limítrofe. Esta área se controla estrictamente con acceso restringido, incluso para organizaciones de ayuda, grupos de voluntarios y medios de comunicación.

Tres meses después de enviar un equipo de respuesta de emergencia para ayudar a los migrantes y refugiados que cruzan de Bielorrusia a Polonia, Médicos Sin Fronteras (MSF) retiró a su gente, después de recibir bloqueos de parte de las autoridades polacas para acceder a la región fronteriza boscosa, donde grupos de personas sobreviven a temperaturas bajo cero, con una necesidad desesperada de asistencia médico-humanitaria.

¿Cómo se desarrolla el conflicto? Una ilustrativa nota compartida por MSF entrega antecedentes sobre la crisis en la frontera entre la Unión Europea y Bielorrusia.
Personas expuestas a condiciones adversas

Durante los últimos seis meses, se constataron numerosos casos de guardias fronterizos polacos que devolvieron por la fuerza a migrantes y refugiados a Bielorrusia, sin tener en cuenta sus intenciones de solicitar protección internacional y violando sus derechos.

El miedo a tales ‘retrocesos’ y violencia a manos de los guardias fronterizos, llevó a mujeres, hombres y niños a intentar abrirse paso por la zona sin que los detectaran, escondiéndose en los bosques en temperaturas invernales extremas. Y sin comida, agua, refugio o ropa de abrigo.

Expulsiones 

En agosto, Lituania modificó sus leyes para declarar que a todas las personas que ingresan al territorio podían devolverlas automáticamente a la frontera, sin revisar una solicitud de protección internacional. Polonia hizo lo mismo en octubre del mismo año.

Muertes en la región fronteriza 

Se informó que al menos 21 personas perdieron la vida a lo largo de las zonas fronterizas, tanto en el territorio de la UE como en Bielorrusia entre agosto y fines de diciembre de 2021. El número real, sin embargo, puede ser mayor.

 Violencia contra las personas en tránsito

Los equipos de MSF han recibido numerosos informes de violencia de primera mano, los cuales van desde el robo y destrucción de pertenencias de personas, hasta intimidación, violencia intencional y agresión física en todos los lados de las fronteras. El personal de MSF presenció lesiones físicas que coinciden con sus informes de violencia sufrida por guardias fronterizos.

Personas atrapadas en el limbo

Un número desconocido de personas está atrapada en Bielorrusia y en los países de la UE, sin poder avanzar ni retroceder, ya que ambas partes rechazan la entrada a su país. Algunas personas se esconden en los bosques de Polonia y/o Lituania por temor a que las devuelvan a Bielorrusia y las sometan a situaciones de violencia.

Personas repatriadas a Irak y Siria

Desde el 18 de noviembre, más de 4.000 personas han sido repatriadas desde Bielorrusia a Irak y Siria. Se desconocen las condiciones de su repatriación.

Acceso restringido  

Los equipos de MSF han estado trabajando en Bielorrusia, Lituania y Polonia como una acción en respuesta a la crisis, sin lograr obtener la autorización para ingresar a las áreas fronterizas de ninguno de los tres países, a pesar de las reiteradas solicitudes a las autoridades respectivas.

Finalmente, MDF alerta en relación a que «las personas tienen derecho a buscar seguridad y asilo y no deben ser devueltas ilegítimamente a Bielorrusia. Mientras los grupos humanitarios no gubernamentales imparciales no puedan llegar a estas personas para proporcionarles agua, alimentos, ropa de abrigo y atención médica, es probable que la cantidad de muertes aumente a medida que las temperaturas continúen bajando».

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: