Escuche este artículo

Fue el 2 de enero del año 2018 cuando la Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (Econssa Chile) comenzó a ejecutar las obras del Proyecto Integral “Planta Desaladora de Agua de Mar para la región de Atacama”. La que brindaría abastecimiento de agua potable a las comunas de Copiapó, Caldera, Chañaral y Tierra Amarilla.

En esta jornada, la misma empresa anunció que se hizo entrega de la planta para su puesta en marcha e inicio de operaciones a la sanitaria Nueva Atacama, siendo esta, la primera desaladora estatal de Chile y una de las plantas más modernas a nivel mundial.

En total, más de 200 mil personas de las comunas nombradas anteriormente, serán beneficiadas con esta planta que construyó y financió el Estado, y que asegurará cuarenta años de disponibilidad de agua potable para mitigar la situación de escasez de agua que por años ha afectado a la región.

El gerente general de la estatal Econssa, Patricio Herrera, destacó que con esta entrega se culminan cuatro años de intenso trabajo para el desarrollo de una de las obras más importante en recurso hídrico en el país, y que permitirá que los habitantes de la región puedan tener certeza del suministro de este recurso por décadas.

Las instalaciones de esta planta, que mejorará la calidad del suministro de agua potable a más de 75% de la población de la región, se encuentran ubicadas en el sector de Punta Zorro, en la comuna de Caldera, y desde allí el agua (extraída del mar) será desalinizada e impulsada, a través de 39 kilómetros de tuberías, a los distintos puntos de abastecimiento de las localidades de Chañaral, Caldera, Copiapó y Tierra Amarilla. Actualmente, las comunas son alimentadas por los acuíferos del río Copiapó.

Por su parte, Sergio Fuentes, gerente regional de Nueva Atacama, sostuvo que ” esta es una muy buena noticia para los habitantes de la región, un antiguo anhelo de la comunidad que hoy se cumple, como empresa comenzaremos con la operación de forma continua, para verificar el óptimo funcionamiento de las instalaciones en todas sus etapas”.

Proceso de tratamiento

El moderno proceso de tratamiento del agua, considera tres fases: primeramente la planta ejecuta el tratamiento con filtros auto limpiantes, para luego realizar el tratamiento de ultrafiltración y finalmente el proceso de ósmosis inversa, dando como resultado la desalinización del agua para ser consumida.

La entrega de la planta a la empresa Nueva Atacama, se realiza a través de un Contrato de Transferencia del Derecho de Explotación entre Econssa y Nueva Atacama, donde todos aquellos bienes de los cuales Econssa es propietario, le son entregados en comodato a la empresa sanitaria, con el objetivo de que estos presten el servicio a los clientes, en las mejores condiciones. La entrega en comodato perdurará hasta que finalice el contrato entre ambas empresas, en el año 2033.

El proyecto fue concebido en 3 etapas: la actual contempló las obras terrestres de una planta con capacidad para producir 450 l/s (litros por segundo) de agua potable, además de las obras marinas requeridas para las fases 1, 2 y 3.

La segunda etapa considera duplicar la capacidad para alcanzar los 900 l/s y la tercera permitirá la ampliación necesaria para llegar a 1.200 l/s. Esta obra, implicó un costo total estimado de inversión de 250 millones de dólares y la primera etapa de 150 millones de dólares.

Por último, en el caso particular de la desalinizadora se debe recordar dos condiciones relevantes con que esta es entregada: en primer lugar, bajo concepto alguno, se podrá contemplar algún cargo tarifario asociado a la inversión de la desalinizadora, dado que esta fue construida con fondos enteramente estatales; y, segundo, la prioridad del uso de la desalinizadora será el consumo humano, privilegiando un mejoramiento continuo de la calidad hacia las personas.