Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

Una evacuación de dos ciudades ucranianas fue pospuesta este sábado después de que Ucrania denunciara que Rusia no respetó el alto al fuego anunciado previamente para que los civiles pudieran escapar.

El Ministerio de Defensa de Rusia, por su parte, afirma que fueron «nacionalistas» ucranianos quienes impidieron que los civiles salieran de las ciudades.

Ambos países siguen negociando para que cesen los ataques y se pueda restablecer el corredor humanitario.

Este sábado, el presidente ruso, Vladimir Putin, describió las sanciones impuestas por Occidente como «semejantes a una declaración de guerra», aunque luego precisó que «no se ha llegado a eso».

Mientras tanto, el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, mantuvo este sábado una reunión con Putin en el Kremlin.

Las conversaciones duraron unas dos horas y media y la oficina de Bennett dijo que avisó a EE.UU. previamente.

«La urgencia de la visita de Bennett quedó de manifiesto por el hecho de que el primer ministro israelí, que es judío ortodoxo, rompió el Shabat -el día de descanso judío- para volar a Moscú. Según la ley judía, las excepciones solo se pueden hacer en caso de amenaza para la vida», explica Sebastian Usher, editor de la BBC para Asuntos Árabes.

El primer ministro israelí también habló por teléfono con el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que anteriormente pidió que Israel mediara en el conflicto.

Tras abandonar Moscú, Bennett viajó a Alemania para encontrarse con el canciller alemán Olaf Scholz.

Evacuación frustrada Rusia había anunciado el cese al fuego en la mañana del sábado, con el fin de permitir la evacuación de civiles en las ciudades de Mariúpol y Volnovaja, en el sureste de Ucrania, que permanecen sitiadas por tropas rusas.

La idea era crear un corredor humanitario a través del cual entre 7.000 y 9.000 personas, según cálculos de las autoridades ucranianas, pudieran escapar hasta Zaporiyia.

La evacuación estaba programada para comenzar a las 11:00 am hora local. Sin embargo, el concejo de Mariúpol publicó un mensaje en Telegram diciendo que en la región de Zaporiyia, donde debe terminar el corredor humanitario, todavía había combates.

Serhiy Orlov, alcalde encargado de Mariúpol, le dijo a la BBC que su ciudad seguía siendo atacada.

«Los rusos continúan bombardeándonos y usando artillería. Es una locura«, dijo Orlov.

«No hay alto al fuego en Mariúpol y no hay alto al fuego a lo largo de la ruta. Nuestros civiles están listos para escapar, pero no pueden escapar bajo los bombardeos».

Alexander, un ingeniero de 44 años que vive en Mariúpol, le dijo a la BBC que seguía escuchando bombardeos aún después del cese al fuego que debía comenzar a las 9:00 am hora local.

«En este momento estoy en Mariúpol, estoy en la calle. Puedo escuchar bombardeos cada tres o cinco minutos», dijo Alexander.

«El corredor es un sinsentido. Puedo ver autos de personas que intentaron huir y están regresando».

Acusaciones mutuas Rusia sostiene una versión distinta.

El Ministerio de Defensa de ese país dice que las fuerzas rusas fueron atacadas y acusó a las autoridades ucranianas de impedir que las personas huyan por el corredor humanitario, según informaron medios estatales rusos.

Ante esta situación a los ciudadanos se les ha indicado que se dispersen y encuentren lugares de refugio mientras se les da más información.

En Mariúpol la policía está utilizando altoparlantes para mantener al tanto a los cuidadanos sobre el ceso al fuego y su aplazamiento.

Este iba a ser el primer cese al fuego desde que Rusia comenzara a invadir Ucrania el 24 de febrero.

La tregua estaba planeada para estar vigente de 09:00 a 16:00 del sábado, hora local de Ucrania(07:00-14:00 GMT).

Mariúpol, de 450.000 habitantes y Volnovaja, de 25.000, permanecen sitiadas por fuerzas rusas, mientras otras ciudades ucranianas continúan siendo bombardeadas.

Reacción de Putin a las sanciones Vladimir Putin describió las sanciones impuestas por Occidente como «semejantes a una declaración de guerra».

«Pero afortunadamente no ha llegado a eso», precisó.

Putin también advirtió que cualquier intento de imponer una zona de exclusión aérea sobre Ucrania se vería como una participación en el conflicto armado.

Y rechazó las insinuaciones de que va a imponer el estado de emergencia o la ley marcial en Rusia.

El mandatario ruso hizo estos comentarios durante un encuentro con un grupo de mujeres asistentes de vuelo en un centro de formación de Aeroflot cerca de Moscú.

Putin buscó justificar la guerra en Ucrania, insistiendo en que su intención es «defender a las comunidades rusoparlantes a través de la desmilitarización y la desnazificación» del país.

En cuanto a los argumentos de analistas de defensa occidentales que dicen que la operación militar rusa está yendo peor de lo esperado, Putin observó: «Nuestro ejército completará todas las tareas. No tengo duda. Todo está saliendo según lo previsto».

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: