Inicio Minería Ramón López y rentabilidad de mineras privadas: “Es solamente comparable, tal vez,...

Ramón López y rentabilidad de mineras privadas: “Es solamente comparable, tal vez, con el tráfico de drogas”

El académico de la Universidad de Chile analizó los argumentos esgrimidos por los opositores al proyecto de implementación de un royalty a la explotación minera privada y explicó el sentido redistributivo que tendría este derecho en favor del Estado. “El país se empobrece con esta industria porque se extraen 10 mil millones de dólares y ellos dejan dos mil millones en impuestos al país, es decir, cada año somos 8 mil millones de dólares más pobres”.

El precio internacional del cobre marcó este lunes un nuevo máximo histórico, alcanzando los 4,86 dólares la libra, superando el valor récord que había alcanzado el viernes cuando se cotizó a 4,7 dólares la libra en la Bolsa de Metales de Londres.

Es ese el ambiente que marca una de las discusiones más esperadas y complejas en el Congreso porque la Cámara de Diputados ya despachó al Senado la propuesta legislativa que busca implementar un derecho que deben pagar las empresas privadas en favor del Estado a modo de compensación por la explotación de recursos naturales como son el cobre y el litio.

El profesor Ramón López, Doctor en Economía por la Universidad de British Columbia en Canadá y Profesor Titular en el Departamento de Economía de la Universidad de Chile, conversó con nuestro medio y explicó las razones por las que él considera que la implementación de un royalty que recaude mucho más que el actual impuesto específico a la minería es una necesidad imperiosa para nuestro país

¿Cuáles son los principales argumentos o razones por las que Chile debe implementar un royalty minero?

En primer lugar la rentabilidad de las empresas que explotan el mineral en Chile es solamente comparable, tal vez, con el tráfico de drogas. Sus tasas de rentabilidad han sido del 80% y actualmente deben estar sobre el 100% anual, es decir, recuperan el capital en un año.

En segundo lugar se trata de un recurso no renovable, el país tiene una riqueza que es el cobre y que se encuentra en el subsuelo, las empresas vienen, explotan y lo extraen y esa riqueza del país desaparece y lo que queda es solamente el impuesto especial. El país se empobrece con esta industria porque se extraen 10 mil millones de dólares y ellos dejan dos mil millones en impuestos al país, es decir, cada año somos 8 mil millones de dólares más pobres. Es un asunto sorprendente porque Chile en lugar de enriquecerse con la extracción, se hace más pobre. Lo lógico y lo que se recomienda en economía básica es que cuando se tiene estas rentas tan gigantescas, estos retornos al capital que están muy por encima de lo normal, de lo necesario para seguir en actividad, el dueño del recurso cobre un derecho sobre estas rentas, de modo que eso se pueda capitalizar por parte del Estado en otros activos como educación o activos financieros de modo que el país no reduzca su nivel de riqueza en el tiempo.

Chile ha estado perdiendo cerca de 8 mil millones de dólares anuales por esta razón y ello no incluye los otros costos que genera la minería, las mineras no pagan por al uso del agua, no pagan por la destrucción de glaciares ni por la contaminación atmosférica y , sobre eso, tienen beneficios extraordinarios como por ejemplo lo que se les devuelve por concepto del IVA por el petróleo.

Una de las críticas que más se ha difundido por parte de quienes se oponen al royalty es la alta tasa impositiva que gravaría a las empresas explotadoras del cobre y que llegaría al 80 por ciento. ¿Cuán acertados son esos cálculos?

Eso es absolutamente falso. En ese cálculo se asume que las empresas pagan el 35% de impuesto por el retorno de dividendos y eso no es así, porque a través de varios trucos, logran sacar las ganancias no como dividendos sino como retorno a deudas o intereses y eso paga el 4%. Cuando se considera eso y que el royalty debe ser sustitutivo del impuesto específico y no sumativo, se llega a una tasa de 50% de tributación y un 50% de tasa de retorno es más que suficiente para cualquier empresa.

2021-05-11

Profesor Ramón López.

También se ha hablado de que tener este royalty provocará el éxodo de las empresas extranjeras que preferirán invertir en otros países como Perú porque allí tendrían mayores rentabilidades. ¿Pueden las empresas permitirse iniciar desde cero la explotación en otros países?

Supongamos que en Perú no se cobra impuestos y la mina X tiene una rentabilidad del 200% mientras en Chile solo se obtiene un 80%. ¿Se van a ir las empresas por eso? Imposible,  porque para obtener el 200% tendrían que irse a explotar esa mina específica que ya está ocupada, no a cualquier lado en Perú. No tienen nada que ver esas rentabilidades de minas específicas en Perú, Australia o Canadá. Si se van ir a otro país tienen que ir a buscar otras minas, a explorar y ahí cambia totalmente el panorama.

Desde el Gobierno han manifestado su inquietud de cómo la implementación de este derecho en favor del Estado podría tener como efecto inmediato la paralización de las inversiones en Chile y de los proyectos de exploración. ¿Qué pasa si las empresas efectivamente se van?

En Chile la tasa de exploración es bajísima comparada con las reservas que hay, justamente porque hay muchas reservas y no se necesita explorar más. No se hace investigación y desarrollo, solo vienen a sacar las rentas y punto.

¿No les gusta Chile? Váyanse a Perú o a Australia y allá van a encontrarse con que esas rentabilidades que observan no son replicables. Esos argumentos son absurdos.

Pero pongámonos en el caso que planteas tú, que las empresas efectivamente se van, entonces como Chile es un gran productor, casi con el 30% mundial, va a caer la producción y eso hará subir el precio del cobre y si sube el precio se beneficia Codelco y todo el sector de mediana y pequeña minería. Si las empresas se van, dejan un espacio, Codelco tendrá más recursos y podrá invertir para expandir su capacidad y podríamos volver a una minería estatal.

Una renacionalización del cobre…

Habría una minería pública significativa como era hasta hace 40 años cuando Codelco producía el 75% del cobre nacional. Si se van las empresas, de forma gradual se podría renacionalizar el cobre. No vengan con patrañas acá, ya nadie debería creer esos argumentos de la salida de las empresas de Chile.

Considerando que el cobre es un recurso finito y que Chile no podrá estar eternamente dependiendo de él ¿Cuán urgente es una mayor recaudación e inversión en investigación y desarrollo para la economía futura, pero a la vez para disminuir la desigualdad?

El Estado chileno es jíbaro, recauda poco (el 21 por ciento del PIB) aunque es eficiente en ello. Por lo mismo es necesario recaudar más para que con esa misma eficiencia se obtengan más beneficios para el pueblo y una de las formas de obtener esos necesarios recursos es el royalty. Son 6 mil a 7 mil millones de dólares extras que se podrían recaudar con el actual proyecto que está en el Congreso, eso son 3 puntos del PIB que se pueden ocupar para cubrir las grandes carencias sociales que hay en este país y para diversificar la economía. Necesitamos movernos hacia una economía más tecnologizada de mayor productividad.

Se necesita fomentar la producción de cosas nuevas, la creación de ideas, pero cuando gran parte de la ciudadanía apenas está subsistiendo, lucha día a día para pagar deudas es muy difícil pedirle que sea creativa. Lo mismo se ve con las mujeres que son el 53% de la población a quienes se ha sofocado su enorme  capacidad creativa. Necesitamos soltar esa barra, permitir la creatividad y para eso es necesaria la redistribución. Por eso es tan importante la redistribución del ingreso y la riqueza y por eso llegamos a este proyecto y al impuesto a los super ricos.

El royalty tiene como uno de sus sentidos más importantes la redistribución, no solo en el sentido Robin Hood de quitar a los ricos para dar a los pobres, sino de proveer al Estado para que cree nuevas industrias para diversificar la economía e invertir en investigación y desarrollo. Este proyecto al igual que el del impuesto a los super ricos son claves y simbólicos y generan gran apoyo ciudadano, porque se ha tomado conciencia de la importancia que tiene y espero que eso se refleje en estas próximas elecciones.

- PUBLICIDAD -