Escuche este artículo

La Presidenta del Senado, Yasna Provoste, se refirió a las críticas que recibió luego de participar en una reunión junto al Presidente de la República durante este viernes. La parlamentaria afirmó que busca impulsar acuerdos de forma «transparente y de cara a la ciudadanía».

La senadora participó de una instancia de conversación con el mandatario luego de ser convocada por su rol a la cabeza del Senado. En la reunión también participaron los vicepresidentes de las mesas de ambas cámaras y el presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados, Diego Paulsen. La cita tuvo el objetivo de encontrar acuerdos en materia económica para enfrentar la pandemia.

Sin embargo, Provoste recibió críticas desde las redes sociales y de la diputada Pamela Jiles, quien aludió al conocido término de la «cocina» – el que refiere a negociaciones políticas a puertas cerradas, sin participación ciudadana – para cuestionar a la senadora.

«No hay ni habrá cocina», afirmó tajante Provoste en un mensaje. «He dicho que los diálogos entre autoridades deben ser abiertos y transparentes. Por eso, he informado antes y después los contenidos de cada encuentro relevante», sostuvo.

«La transparencia, y también la sobriedad, dignifican la política. Por eso seguiremos dando cuenta pública permanente ante la ciudadanía, en nuestras redes sociales y a las organizaciones de la sociedad civil, como hicimos hoy en la CUT», aseguró, haciendo referencia a la visita que realizó, justo después de salir de La Moneda, hasta la sede de la asociación de trabajadores.

De la misma forma, enfatizó en que «en el encuentro solicitado por el Presidente Sebastián Piñera, planteamos lo mismo que le dijimos hace casi un mes: queremos una Renta Universal; apoyo a las Pymes y, si es necesario, dotar al Estado de mayores ingresos, partiendo por abordar las exenciones tributarias«.

«Para el mediano plazo señalamos la necesidad de abordar la reactivación de la economía y la generación de empleo.», agregó.

Luego, la senadora insistió en su intención de mantener diálogos y buscar acuerdos con el gobierno: «Quiero ser muy clara al respecto: queremos impulsar una ‘agenda de mínimos comunes’ entre Ejecutivo y Congreso, transparente y de cara a la ciudadanía, tramitada escuchando a la ciudadanía en el Congreso Nacional. No habrá acuerdos de grupos reducidos a puertas cerradas».

Además, detalló que tanto la mesa de la Cámara, como la del Senado «señalamos que estamos disponibles a colaborar, pero en instancias formales del Congreso, que escuchen a los expertos y a las organizaciones sociales y comunitarias. No estamos disponibles para un trabajo en grupos ‘reducidos’«.

Finalmente, afirmó que «como oposición también convocaremos centros de estudios y a los dirigentes de los trabajadores, las pymes y distintos sectores para un debate que debe ser rápido para implementar soluciones inmediatas, donde nadie puede quedar fuera«.