Escucha el texto aquí

Rusia destruye objetivos marítimos y terrestres con misiles balísticos y de crucero como parte de unos ejercicios nucleares estratégicos supervisados por Putin y Lukashenko

Las crecientes tensiones en Europa central recibieron hoy el aderezo de misiles rusos surcando el cielo dentro de unas maniobras anunciadas ayer. Rusia destruyó objetivos marítimos y terrestres con misiles balísticos y de crucero hoy sábado como parte de unos ejercicios nucleares estratégicos supervisados por el presidente Vladimir Putin y su homólogo bielorruso, Alexander Lukashenko. Ambos acordaron durante una reunión ayer seguir fortaleciendo la cooperación militar entre los dos países.

Los lanzamientos llegan en un momento de máxima tensión con EEUU, desde donde el presidente Joe Biden avisa de que Rusia se dispone a atacar Kiev mientras repuntan los incidentes en el este de Ucrania. Moscú ha explicado que los ejercicios fueron planificadas con antelación. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, insistió en que los ejercicios programados son transparentes y no deben causar preocupaciones. El objetivo principal es poner a prueba la preparación de las fuerzas de disuasión estratégicas y la fiabilidad del armamento de las fuerzas nucleares y no nucleares. También se pasa revista al estado de las tripulaciones de los barcos de guerra y de los portamisiles estratégicos.

Las Fuerzas Aeroespaciales han llevado a cabo los lanzamientos de misiles hipersónicos Kinzhal, mientras que en la provincia de Astracán se ha efectuado la prueba del misil de crucero Iskander, lanzado desde el polígono Kapustin Yar, según informó el canal ruso RT. Ambos emplazamientos están en la parte occidental de Rusia. También se probaron, entre otras armas, el 3M22 Zircon, un misil de crucero hipersónico.

El Kremlin había anunciado que Putin dirigiría los ejercicios «desde su puesto de mando», sin dar más datos: «Ustedes conocen el famoso maletín negro, el botón rojo [nuclear] etcétera. De qué manera participará, no es información pública», comentó Peskov ayer viernes. Al final el líder ruso ha supervisado los lanzamientos desde el Kremlin.

Las maniobras cuentan con la participación de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, el Distrito Militar del Sur, las Tropas de Misiles de Designación Estratégica, la Flota del Norte y la Flota del Mar Negro.

Rusia ha llevado a cabo en los últimos meses una gran acumulación militar junto a Ucrania. Mientras, exige que la OTAN impida que Ucrania se una a la alianza. Moscú insiste en que las predicciones de que planea invadir Ucrania son erróneas y peligrosas, aunque amenaza con una respuesta «técnico militar» si no se cumplen sus demandas. Durante los últimos días Moscú ha asegurado que se está retirando de su región occidental (donde hoy lanza misiles), mientras que Washington y sus aliados insisten en que la llegada de tropas a las cercanías de Ucrania va en aumento.