Escuche este artículo

Por una gran mayoría, la Cámara de Diputados, aprobó  en general, el proyecto de ley que prohíbe la instalación y funcionamiento de centrales termoeléctricas a carbón en todo el país, a partir del año 2025.

Esta es una muy buena noticia ya que dichas centrales termoeléctricas se encuentran afectando los ecosistemas y la salud de los habitantes de las 5 zonas de sacrificio en donde se encuentran concentradas las 25 carboneras.“Las personas que habitan las zonas de sacrificio y los ecosistemas que las comprenden, han tenido que soportar por décadas la contaminación generada por este tipo de empresas, siendo gravemente expuestas a la contaminación y envenenamiento del agua, el suelo y el aire, exponiéndolas a enfermedades respiratorias, neurológicas y cardíacas, que-dando en el abandono, ante un Estado que no toma medidas que remedien y reparen los diversos efectos que generan estas empresas”.

Tiene que haber una reconversión y opciones para todas las personas que tendrán que cambiar de trabajo, porque es importante que tu fuente laboral no haga daño a otras personas o a tu propia familia”. En esa línea sostuvo que los plazos son razonables para el cierre de las generadoras (31 de diciembre de 2025), en cuanto el proyecto apuesta a la re conversión energética de estas centrales y la re conversión laboral, generando un proceso de “transición justa” para que no sean los trabaja-dores los que paguen los costos. Este proyecto de ley vea la luz lo antes posible, “insistiendo en la salud de las personas y la re conversión laboral de quienes hoy trabajan allí”. a iniciativa establece por ley el cierre de carboneras debido a que, originalmente, el cierre de termoeléctricas a carbón comprometido por las empresas y el Ejecutivo en el Plan de Descarbonización anunciado en 2019, es de carácter voluntario y con un plazo de 20 años, terminando de cerrar estas centrales contaminantes al 2040. Al respecto, el principal autor de la iniciativa, el diputado del partido Ecologista Verde, Félix González, señaló que el proyecto permite decirle a le gente que vive en zonas de sacrificio como Tocopilla, Mejillones, Huasco, Quintero- Puchuncaví y Coronel, que «las personas son más importantes que las termoeléctricas». En este sentido González indicó que las personas que viven en estas zonas no pueden esperar hasta el 2040, ya que actualmente están respirando veneno, por lo que es urgente el cierre anticipado de las termoeléctricas a carbón.Por su parte, desde la campaña Chao Carbón, indicaron que dichas centrales termoeléctricas se encuentran afectando los ecosistemas y la salud de los habitantes de las 5 zonas de sacrificio en donde se encuentran concentradas las 25 carboneras. “Las personas que habitan las zonas de sacrificio y los ecosistemas que las comprenden, han tenido que soportar por décadas la contaminación generada por este tipo de empresas, siendo gravemente expuestas a la con terminación y envenenamiento del agua, el suelo y el aire, exponiéndolas a enfermedades respiratorias, neurológicas y cardíacas, quedando en el abandono, ante un Estado que no toma medidas que re-medien y reparen los diversos efectos que generan estas empresas” indicaron.Tras la votación, el proyecto volverá a Comisión de Medio Ambiente para analizar las indicaciones presentadas, para posteriormente volver a la Cámara de Diputadas y Diputa-dos para la discusión de estas.