Escuche este artículo

Las primarias presidenciales realizadas domingo se convirtieron en las más votadas de la historia del país. Con el 99,99% de mesas escrutadas, el Servicio Electoral (Servel) reportó 3.143.006 votos totales.

El resultado ubica a esta elección por sobre la primaria de 2013, en la que participaron 3.010.890 ciudadanas y ciudadanos

Asimismo, la sitúa muy por sobre la primaria realizada por la derecha en 2017, en la que participaron un total de 1.812.077 votantes.

El domingo por la noche, el presidente del consejo directivo del Servel, Andrés Tagle, destacó que “es una participación poco esperada”.

Tagle ya había adelantado que habría una mayor participación que la de 2013. Sin embargo, indicó que el Servel proyectaba 3.030.000 votos.

Existían temores sobre una eventual baja participación, debido a que las primarias en medio de un fin de semana largo, además de factores como las vacaciones de invierno y el Pase de Movilidad. Ante este escenario, el pasado jueves, el director nacional el Servel, Raúl García, había sostenido que “las estadísticas (de participación) no son muy auspiciosas”, y había argumentado: “Las primarias presidenciales del 2013 tuvieron una participación del orden del 22%, y la del 2017 la participación fue mas pobre aún, del orden del 13%, 14%,”, indicó. Esto se traduce en que 2013 votaron cerca de 3 millones y fracción de personas, y el 2017 unos 2 millones. Sin embargo, esa proyección quedó atrás y el domingo, con una participación de 3.143.006 de personas los electores eligieron a los candidatos más jóvenes de los dos bloques: Gabriel Boric (35) en Apruebo Dignidad y Sebastián Sichel (43) en Chile Vamos. Con 16.580 mesas escrutadas de un total de 16.582, correspondiente al 99,99%, Servel informó que Boric obtuvo 1.058.027 votos, mientras que Sichel logró 659.570 sufragios.
Cabe recordar que durante el plebiscito del 25 de octubre, se registró una participación de 7.569.082 persona, mientras que en las megaelecciones de mayo se registraron 6.458.760 votos.