Escuche este artículo

Alfonso Swett enfrentó las críticas al gran empresariado y señaló que «a la ciudadanía le cuesta entender que una persona que vende unos CDs en la calle termine siendo quemada en una cárcel, muriendo, y resulta que delitos de cuello y corbata no terminan en la cárcel».

El presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Alfonso Swett, se refirió a los cuestionamientos contra la clase empresarial que han surgido durante la crisis social y afirmó que “ya es hora que los abusos de cuello y corbata tengan penas de cárcel duras y efectivas”.

El empresario sostuvo que “a la ciudadanía le cuesta entender que una persona que vende unos CDs en la calle termine siendo quemada en una cárcel, muriendo, y resulta que delitos de cuello y corbata no terminan en la cárcel”.

En esa línea, Swett agregó que “eso nos hace muy mal a nosotros como sectorporque no todos los empresarios son así, pero lamentablemente termina generalizándose, por lo tanto, para nosotros es tremendamente importante una ley muy dura contra los abusos de cuello y corbata”.

El líder gremial realizó un mea culpa “de haber visto que estos temas eran importantes y no haberles dado la urgencia suficiente y eso es algo que a mí en lo personal me duele mucho”.

“El trabajo no es solamente un salario, el trabajo tiene que ver con dignidadcon entender que detrás hay una persona que requiere una dignidad en todo su ser”, explicó Swett.