Escuche este artículo

El convenio que realizó la Corporación Nacional Forestal (Conaf) con la Universidad Santa María para el mejoramiento de la infraestructura en parques nacionales de Atacama, cuenta con la dirección del merecedor del primero internacional de arquitectura, Camilo Moraes; un viñamarino que -desde hace 12 años- se instaló en la región para potenciar la belleza de sus paisajes.

A raíz del galardón “Small Proyect of the year” por su proyecto “Piedras Bayas Beachcamp”, en el Festival Mundial de Arquitectura, en Holanda, fue invitado a impartir sus conocimientos en la referida casa de estudios donde implementó un taller de construcción de bajo impacto ambiental.

De hecho, este método fue el que recientemente se empleó en el mejoramiento de la guardería del Parque Nacional Llanos de Challe que se inauguró el sábado pasado, tras trabajar minuciosamente durante siete días con 26 alumnos de arquitectura bajo su supervisión y la de sus colegas Nina Hormazabal y Pablo Sills.

La particularidad de esta obra es que fue hecha en función del diseño y la construcción de los alumnos, a través del uso de recursos locales; propios de la región, que permiten “rescatar los saberes antiguos respecto a estos materiales”.

La guardería que, hoy en día beneficia a unos ocho funcionarios de turno, además de los guardaparques, contaba con muy bajo presupuesto, por lo que los constructores aprovecharon el barro y la brea que estaban en el lugar.

Con ello lograron garantizar el confort climático y se habilitó una mejor calidad de los espacios, lo que entregar una obra “de un nivel de calidad alto en el sentido sustentable”, con un alcance del 95 % de lo planificado; según las especificaciones técnicas que ofreció el galardonado arquitecto de Valparaíso.

En la ceremonia de inauguración que se realizó el sábado estuvo el directos del Conaf, Héctor Soto, así como su personal especializado integrado por Jorge Carvantes, jefe de área silvestre, Tamara Badilla, ingeniera y Gabriela López, jefa del Parque Nacional Llanos de Challe.

El Arquitecto Camilo es de la ciudad de Concón, en Valparaíso, pero desde el año 2006 ha trabajado en diferentes proyectos de Atacama, tras ser cautivado por el potencial de los paisajes naturales que hay en la región.

Lamenta que aún no haya una infraestructura adecuada para preservar estos espacios, pero se esperanza que con la alianza que estableció la universidad donde ahora forma a nuevos arquitectos y Conaf, se pueda rescatar la belleza a través de los recursos locales. Para ello Conaf provee los materiales y la universidad de la mano de obra y el diseño.

Respecto al premio mundial que recibió en 2018 dijo que se trata de una estación de turismo itinerante y sustentable con el objetivo de dar una solución a zonas costeras, parques y áreas protegidas.

Destacó por ser un proyecto de bajo impacto ambiental que permite a los visitantes disfrutar del lugar sin degradarlo. Superó a importantes y reconocidos arquitectos del mundo por su alta responsabilidad con el ambiente y el creativo uso de materiales locales.

Su presentación superó a la de la oficina OMA, cuya firma pertenece a Remment Lucas Koolhaas, arquitecto más famoso de Europa, pese a que era el más pequeño y el que estaba diseñado con menos recursos; “fue la sorpresa del campeonato”. Antes de eso, en el 2017, fue uno de los 10 invitados escogidos, a nivel mundial, a participar en una conferencia internacional realizada en la Fundación de Arquitectura de Australia.