Inicio Noticias Internacional Por qué la información puede ser tan adictiva como el alcohol o...

Por qué la información puede ser tan adictiva como el alcohol o la comida

Es posible que sepas perfectamente sobre la dependencia del alcohol, las drogas, la cafeína o incluso el chocolate. Pero, ¿qué pasa con la emoción asociada a una carga de información? Para nuestro cerebro, la información puede actuar como los bocadillos, el dinero o las drogas, según una nueva investigación.

Eso significa que tendemos a buscar golpes de información sin importar necesariamente si serán útiles o no, al igual que podríamos comer algo cuando no tenemos hambre. Como ejemplo, podemos pensar en todas esas veces en que revisamos el teléfono cuando no esperamos ningún mensaje.

El trabajo, publicado en PNAS, ofrece información importante sobre cómo funciona la adicción digital en el cerebro, ya sea haciendo clic en titulares cuestionables o encontrándose etiquetado en las fotos de redes sociales de otra persona.

«Para el cerebro, la información es su propia recompensa, más allá de si es útil», dice el neuroeconomista Ming Hsu, de la Haas School of Business de la Universidad de California, Berkeley, EEUU.

«Y así como al cerebro le gustan las calorías vacías de la comida chatarra, puede sobrevalorar la información aunque no sea útil, lo que algunos pueden llamar curiosidad ociosa», señala Hsu.

Junto con su colega de la UC Berkeley, el neurocientífico Kenji Kobayashi, Hsu analizó escáneres cerebrales fMRI de 37 voluntarios mientras participaban en un juego de apuestas. Los jugadores tenían que decidir cuánto pagar para descubrir las probabilidades en una serie de loterías, antes de elegir si participar en ellas o no.

En otras palabras, se les pedía que valoraran la información. En algunos casos, si las probabilidades en la lotería resultaban ser bajas, esa información era útil. Sin embargo, en general, los voluntarios tendieron a sobrevalorar los detalles adicionales que podían obtener mediante pago.

Las loterías con apuestas más altas hicieron que las personas sintieran más curiosidad sobre lo que podían descubrir y estuvieran más dispuestas a pagar para obtener las probabilidades, incluso si esa información adicional no tenía impacto en su decisión de jugar una lotería en particular o no.

Como dice Hsu: «Nuestro estudio intentó responder dos preguntas. Primero, ¿podemos conciliar los puntos de vista económico y psicológico de la curiosidad, o por qué las personas buscan información? Segundo, ¿cómo se ve la curiosidad dentro del cerebro?»

La visión económica de la curiosidad es que es una herramienta que utilizamos para obtener información útil. La visión psicológica es que la curiosidad es innata, una motivación en sí misma, independientemente de lo que consigamos con ella en términos de utilidad. Parece que en el experimento de los investigadores ambas visiones entraban en juego.

En el experimento, el tipo de sobrevaloración de la información coincide con la forma en que podríamos verificar las probabilidades en un partido deportivo en el que no tenemos intención de apostar, por ejemplo, o cómo podríamos querer saber si tenemos una oferta de trabajo, incluso si no vamos a aceptarla.

Aunque se debe tener en cuenta que el tamaño de muestra del estudio es muy pequeño, los escáneres cerebrales otorgaron información clave. Obtener información sobre las probabilidades de una lotería mostró una mayor activación en partes del cerebro involucradas en la valoración: el cuerpo estriado y la corteza prefrontal ventromedial (VMPFC).

A través de un análisis de aprendizaje automático, los investigadores también mostraron que el mismo ‘código neuronal’ que usamos para evaluar la recompensa monetaria también se usó para evaluar las probabilidades de lotería, por lo que podemos convertir la información en un valor concreto, en otras palabras.

Algo interesante es que esta investigación también se vincula con estudios previos en animales, que muestran que la información puede ser una recompensa en sí misma, incluso si no vamos a obtener ningún otro beneficio tangible de ella.

Con más y más información al alcance de la mano cada día, comprender cómo respondemos a este recurso podría ayudarnos a discernir mejor cómo eso afecta nuestra relación con la tecnología de la información en general, como por qué consideramos que las llamadas telefónicas y las alertas por correo electrónico son tan irresistibles.

«Pudimos demostrar por primera vez la existencia de un código neuronal común para la información y el dinero, que abre la puerta a una serie de preguntas interesantes sobre cómo las personas consumen información y cómo en ocasiones lo hacen en exceso», dice Hsu.

Fuente: Science Alert

Su opinión es importante...