Escuche este artículo

Distintas organizaciones sociales emplazaron al gobierno a regularizar la entrada segura de migrantes luego de la muerte de dos personas que ingresaron al país por Colchane, comuna que ha tenido un masivo flujo migratorio y en donde actualmente hay más de 1.000 personas varadas.

Las agrupaciones migrantes criticaron la postura del Ejecutivo, que ya anunció mayor fiscalización en la frontera norte, e hicieron un llamado a abordar este problema con una perspectiva de derechos humanos que garantice la seguridad de las personas que se desplazan hacia el país.

El secretario de defensa de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, Rodolfo Noriega, señaló que es necesario manejar esta situación «regularizando la residencia de estas personas y estableciendo canales de migración seguros».

Noriega también aseguró que el Jefe de Extranjería Álvaro Bellolio tiene responsabilidad en la crisis humanitaria de Colchane, frente a lo cual manifestó que «renuncie a su cargo y ojalá lo destituyan».

Eduardo Cardoza, secretario ejecutivo del Movimiento de Acción Migrante, planteó que la situación en el norte del país es «un problema que no está en la frontera», sino que en «la falta de políticas regionales que, respetando los derechos humanos de las personas que se desplazan, adopten políticas migratorias que den solución».
El alcalde de Colchane, Javier García Choque, le solicitó al Gobierno evacuar urgentemente a los inmigrantes que actualmente están en la frontera norte y reubicarlos en Iquique o Santiago, ciudades que, a diferencia de su comuna, tendrían las condiciones necesarias para garantizar su seguridad.