Escuche este artículo

Con gran entusiasmo los pescadores artesanales de la caleta Torres del Inca, en Chañaral,  recibieron la adjudicación de 95 millones de pesos de Indespa para la instalación de una unidad de osmosis inversa, destinada al abastecimiento de agua potable de sus actividades productivas y de nuevos proyectos de esta comunidad pesquera.

 La iniciativa es resultado del fondo nacional Sistemas de Osmosis Inversa impulsado por el Instituto Nacional de Desarrollo Sustentable de la Pesca Artesanal y Acuicultura de Pequeña Escala, Indespa, y benefició también con 95 millones de pesos para la ejecución de esta obra a los socios de la Corporación de Pescadores Artesanales de Caldera, presidida por Miguel Ávalos.

Estas unidades de osmosis inversa o desaladoras captan el agua de mar, que luego es sometida a un proceso de tratamiento y filtrado (osmosis inversa) quedando apta para el consumo humano.  Las plantas, operadas además con energía solar, permiten suministrar un abastecimiento diario que va  entre 6 mil a 10 mil litros de agua potabilizada destinada a los procesos productivos de los pescadores atacameños.

Pedro Contreras, presidente del sindicato de recolectores de orilla, buzos y pescadores artesanales de la caleta Torres del Inca – donde laboran ocho mujeres-, sostuvo que se trata de un anhelado proyecto para ampliar las actividades en torno a la caleta y las 25 familias que ahí conviven, dedicadas a la actividad pesquera.  “Felices, ya que el agua es un recurso principal para la vida, el cual nos va a servir para muchas iniciativas como la planta de proceso móvil…esto viene a levantar un montón de proyectos que antes los veíamos muy difícil de accionar, así que estamos muy contentos…. muy agradecidos, creo que ha sido uno de los proyectos más importantes del tiempo que llevamos acá”, subrayó el dirigente.

El Director Ejecutivo de Indespa, José Pedro Núñez, sostuvo estos proyectos van en directo beneficio de la diversificación productiva de las caletas. “Estamos muy satisfechos porque esto les va a cambiar la vida a los pescadores y a sus familias al poder acceder por primera vez a un suministro de agua potabilizada. La misión de Indespa es apoyar el fomento productivo del sector y brindar herramientas de este tipo a las comunidades pesqueras van en directa relación con nuestro compromiso”, sostuvo la autoridad.

Estas nuevas unidades de osmosis se suman a otras dos adjudicadas en caleta Chica, región de Tarapacá, y caleta Juan Fernández, en la región de Valparaíso. A nivel nacional, Indespa dispuso más de 420 millones de pesos para la implementación de estas plantas y la mantención de otras cinco ya en operación.