Escuche este artículo

A través de la conexión por video llamadas a científicos y por medio de apoyos en videos, kits de indagación, uso de tablets y seguimiento a través de redes sociales, el Programa de Educación Científica “Pajareando Juntos”, ha permitido motivar la curiosidad científica a través del estudio y observación de las aves presentes en su entorno, entre los alumnos de educación básica de la escuela rural Fortunato Soza Rodríguez de Carrizalillo, comuna de Freirina. El programa, diseñado por el área de Divulgación científica del CEAZA, en conjunto con la empresa Parque Eólico SARCO, ha permitido abordar transversalmente materias como ciencias naturales, matemáticas, lenguaje e incluso las artes manuales, a través de una forma innovadora y entretenida.

La iniciativa proporciona un set de actividades lúdicas, acompañadas por un kit de indagación compuesto por lupas, binoculares, una bitácora especialmente confeccionada para la actividad, lápices de colores y diversos materiales, todos ellos centrados en la ciencia para motivar el autoaprendizaje sobre el entorno cotidiano. Esta iniciativa ha jugado un rol fundamental en tiempos de crisis sanitaria ya que ha permitido dar continuidad a los contenidos de una manera segura pero entretenida a la vez.

Claudia Hernández, coordinadora del programa, señala que “la actual situación de pandemia nos ha obligado a cambiar nuestros modos de vida. En este sentido, el potenciar la observación de la naturaleza en el actual estado de confinamiento, puede ser una estrategia para conectar a los niños y niñas con la amplitud que existe en el mundo natural, desde el patio de su hogar, con el propósito de salir mentalmente del confinamiento”.

La Directora de la Escuela, Gloria Álvarez, señala a su vez que “el Programa “Pajareando Juntos” nos ha permitido a través de la investigación y exploración del entorno natural, motivar a los estudiantes a mantener una participación activa y de esta forma facilitar el aprendizaje de distintos contenidos, lo cual nos tiene muy contentas y valoramos como una experiencia sumamente exitosa”.

Simón López, jefe de relaciones comunitarias de Parque Eólico Sarco, menciona que es muy importante impulsar este tipo de iniciativas, ya que a través de la observación es posible potenciar diversas habilidades y contenidos en los niños. “Nos alegra ver como profesores/as y alumnos/as de la escuela han recepcionado positivamente el programa, tanto así que esperamos replicarlo en otras escuelas rurales del sector” señala el profesional.

El programa fue desarrollado a través un apoyo multidisciplinario en donde la investigadora y monitora del programa Andrea Troncoso jugó un rol relevante en la confección de las cápsulas interactivas, quien señala que confeccionar el material gráfico y luego ponerlo en práctica fue un lindo desafío, que nos permitió ejecutar espacios de juego, sorpresa y camaradería con las niñas, niños y docentes haciéndolo muy enriquecedor. Por su parte, el ornitólogo Felipe Méndez indica que enseñar sobre la naturaleza, servicios ecosistémicos, adaptaciones funcionales o incluso taxonomía a niños de 3º y 4º básico, a través de las aves, ha sido súper gratificante, además de ser un gran desafío al hacerlo de manera virtual.

La iniciativa surge desde la búsqueda por aportar soluciones pedagógicas innovadoras con apoyo en diversos métodos tecnológicos y creativos, en tiempos donde la pandemia obliga a reducir la movilidad. Se espera que iniciativas como éstas se puedan seguir replicando en otros lugares de la región, incentivando una educación lúdica y de calidad.