Escuche este artículo

Una nueva investigación vincula al Presidente Sebastián Piñera y su familia con un posible conflicto de interés en otro negocio adquirido en 2010: el proyecto Imán, que incluye mineras ubicadas en las cercanías de Vallenar y fue vendido a un fondo de inversión en 13 millones de dólares.

La información fue dada a conocer por Ciper Chile, que reveló que en el mismo periodo que se fraguó la compraventa de la minera Dominga, también se negoció la adquisición de un proyecto minero de hierro y escandio en 13 millones de dólares, hecho que fue registrado entre el 2010 y 2012, cuando Piñera se encontraba al mando del país.

El proyecto fue vendido a un fondo de inversión y, entre los inversionistas estaban los Piñera-Morel -que participaban de un fondo de inversión privado- junto a la familia de Carlos Alberto Délano, uno de los dueños de Penta e íntimo amigo del Mandatario, quienes en conjunto también están involucrados en el caso Dominga, revelado por los Pandora Papers, revelados por un consorcio internacional de periodistas.

El Proyecto Imán era vendido por Arnaldo Del Campo Arias, quien durante el 2010 también fue nombrado por Piñera como uno de sus representantes en el directorio de Enami (Empresa Nacional de Minería), la estatal dedicada a fomentar la pequeña y mediana minería, lo que puede constituir un conflicto de interés, ya que la familia presidencial era inversionista en las sociedades que adquirieron este negocio.

«Cuando Del Campo fue nombrado por el Presidente en la Enami, ya estaban en marcha las conversaciones para la compra», indica el medio.

Dicho proyecto contempla 14 concesiones mineras con más de 11 mil hectáreas, las cuales finalmente el 31 de enero de 2011 se firma el contrato de opción de compra entre Del Campo y el grupo de inversionistas entre los que estaba la familia Piñera Morel.

«A pesar de que en ese contrato los abogados de Arnaldo Del Campo se encontraron con Nicolás Noguera como contraparte (quien entonces era conocido por ser el gerente general de Bancard, uno de los vehículos inversores del Presidente Piñera), Christian Aste aseguró a Ciper que ni ellos ni su cliente supieron en 2010 que la familia Piñera Morel estaba dentro del negocio de la Minera Imán», señalaron.

RESPUESTA DEL GOBIERNO

La Moneda fue consultada por este caso y sostuvieron que «el Presidente no participa desde 2009, hace 12 años, en la gestión o administración de ninguna empresa o negocio, lo que incluye a Mediterráneo FIP (Fondo de Inversión Privado). Respecto de este último, no participa en su propiedad y nunca ha participado en su administración».

Además, agregaron que las inversiones del Mandatario estaban dentro de fideicomisos ciegos: «En forma previa a su primer Gobierno, el Presidente Piñera se desligó absoluta y totalmente de la administración y gestión de las empresas familiares y de cualquier otra empresa en que participaba. Adicionalmente, y en forma voluntaria, porque en ese entonces no existía ley que lo exigiera, constituyó fideicomisos ciegos».

Sobre la designación de Arnaldo Del Campo en la Enami, aseguraron que «en cuanto a la designación de directores de empresas públicas, ellas se efectúan sobre la base de propuestas de las entidades estatales encargadas de su administración«.

    Fuente  Radio Cooperativa