Escuche este artículo

El gobernador de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, anunció este martes que solicitará al gobierno del Presidente electo, Gabriel Boric, que todas las competencias en materia de transporte público en la capital se traspasen, desde marzo próximo, al Gobierno Regional.

El anuncio se concretó tras la reunión que sostuvo el gobernador Orrego con alcaldes y alcaldesas de la región que registraron problemas de transporte en sus comunas durante las votaciones de la segunda vuelta presidencial, entre ellos, la alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro; la alcaldesa de Ñuñoa, Emilia Ríos; el alcalde de Estación Central, Felipe Muñoz; el alcalde de Lo Prado, Maximiliano Ríos; el alcalde de La Granja, Felipe Delpin; y el alcalde de Cerro Navia, Mauro Tamayo.

«Lo que pasó el día domingo en materia de transporte público nos parece una negligencia inexcusable de parte del gobierno. Esto no puede volver a ocurrir y tienen que asumir las responsabilidades políticas quienes tenían a su cargo garantizar el transporte público para las personas. No hemos visto ninguna multa a las empresas que supuestamente no cumplieron ni hemos visto tampoco responsabilidad política de parte de las autoridades», indicó el gobernador.

A juicio de la autoridad regional, el transporte público de la ciudad de Santiago no puede seguir siendo manejado desde el gobierno nacional. «Independiente de quién sea el ministro de Transportes -quien tiene a su cargo carreteras, puertos, aeropuertos, todo el transporte de Chile, más las telecomunicaciones- no tiene la capacidad de entender cuáles son los problemas que afectan a los barrios de la ciudad«, agregó.

«Por eso le decimos al Presidente electo que llegó el momento de dar un salto significativo en la descentralización y traspasar el transporte público al Gobierno Regional donde el gobernador elegido por la ciudadanía, en colaboración y participación de los alcaldes también elegidos, tome las decisiones, fiscalice, y planifique el transporte público como se planifica la ciudad, y como se realiza en las grandes capitales del mundo», sostuvo Claudio Orrego.

Las alcaldesas y alcaldes presentes manifestaron su apoyo a la iniciativa, asegurando que en manos del gobernador regional se podrá coordinar y organizar mejor el transporte en la ciudad. «La planificación territorial debe estar en manos de un gobernador con más atribuciones en beneficio de una movilidad más cercana a los ciudadanos y no en el gobierno central que ha demostrado estar desconectado de la realidad«, dijo Claudia Pizarro, alcaldesa de La Pintana.

En tanto, Emilia Ríos, alcaldesa de Ñuñoa, indicó que lo ocurrido el domingo fue una muestra de gran irresponsabilidad del gobierno. «Cuando las autoridades a nivel central desconocen lo que pasa y niegan lo que todos en la ciudad le están diciendo, es una falta de respeto que debe repararse. Aquí deben cursarse todas las multas que correspondan y que la ministra de Transportes de explicaciones convincentes. Es importante dar ahora señales en la descentralización con planificación regional efectiva y con un transporte que asegure justicia territorial», agregó la alcaldesa.

Por su parte, los alcaldes de Cerro Navia, Mauro Tamayo, y de La Granja, Felipe Delpin, solicitaron la renuncia de la ministra de Transportes, Gloria Hutt. «Independiente de cuáles fueron las causas, la ministra no logró dar respuesta sobre una planificación que fracasó. Sorprende seguir constatando la ausencia del Presidente Piñera a meses de dejar el cargo. Por su incompetencia, la ministra debe dar un paso al costado», indicaron los ediles.