Escuche este artículo

«Estamos ante una noticia que claramente nos indica que la trazabilidad se ha perdido por completo»

Protocolo de la Seremi de Salud obliga a que las funerarias trasladen a los fallecidos, por cualquier causa, desde el lugar de su muerte hasta al cementerio en tiempo récord.

El Ministerio de Salud recomienda que las ceremonias no duren más de 90 minutos para evitar contagios. Se restringe a 20 personas que puedan asistir. También se han buscado estrategias como sepelios vía streaming, para que los cercanos estén presentes, pero no se expongan.

La subsecretaria de Salud, Paula Daza, explica que se diseñó un protocolo de funerales de fallecidos por Covid 19, donde se hacen definiciones generales del manejo del velatorio y de las exequias.

La autoridad enfatiza que estarán autorizados para asistir a las ceremonias los más cercanos al difunto, pero si hay contactos del fallecido que están en cuarentena, no podrán ir. “Los tiempos de la ceremonia no deben ser más allá de 60 a 90 minutos”, precisa Daza. Añade que también está permitido realizar velatorios, también en la lógica que sean reuniones breves y con poca gente.

Se consultó con el Ministerio de Salud, desde donde informaron escuetamente que “el protocolo se aplica para todo funeral, independiente a la causa de muerte y a nivel nacional”.

Código sanitario

Una visión disidente existe en el Cementerio General de Santiago, donde enfatizan que el único protocolo válido es el Código Sanitario, el cual obliga a que los fallecidos sean sepultados como mínimo, 24 horas después de su fallecimiento.

“Los verdaderos plazos son los del código, es una norma que sigue estando vigente y nosotros no la vamos a cambiar, la única excepción son los fallecidos de Covid, pero esta norma tiene que respetarse, cualquier otro protocolo no sería válido”, dice Raschid Saud, director del camposanto metropolitano.

Con el entuerto, las funerarias y cementerios tendrán que redoblar esfuerzos para cumplir con la demanda de fallecidos. Algunos podrán dar atención las 24 horas, mientras en otros sitios la norma podría llegar a “transgredirse” para darle un digno descanso a quien partió de este mundo.

Los cinco puntos claves del nuevo protocolo de funerales

  1. En caso de velatorio o ceremonias deben ser en lugares “determinados especialmente”, casas particulares prohíbidas.
  2. Todo el funeral, velatorio, ceremonia o entierro tiene que durar como máximo 90 minutos desde el fallecimiento de la persona.
  3. Sin decoraciones como velas, flores o fotos, para de esta manera evitar una cadena de contagio y distancia social de un metro.
  4. El responso se restringe a un máximo de 20 personas y sin la asistencia de contactos, que estuvieron con el fallecido, según la Seremi.
  5. Comunicación entre funerarias y cementerios para coordinar horarios de funcionamientos y resguardos del cádaver.

Misas postergadas

La iglesias también han debido adaptar su funcionamiento ante la emergencia. “Como lo hemos comunicado, para evitar generar instancias de contagio, en las parroquias solo se permite realizar velatorios y responsos con pocas personas, idealmente la familia cercana. Las misas funerarias las hemos postergado para cuando sea superada la crisis sanitaria”, aclara el vicario general y obispo auxiliar de Santiago, Cristián Roncagliolo.

 

ACTUALIZACIÓN:

Un documento recibido desde el ministerio de Salud nos informa:

De acuerdo al contexto mundial que afecta por la pandemia COVID-19, el Ministerio de Salud ha dispuesto un nuevo protocolo para Funerales, el cual entre otras importantes medidas establece que el tiempo de ceremonia el cual no podrá exceder los 90 minutos.

Medidas de acuerdo a Protocolo:

  • La asistencia a la ceremonia queda restringida exclusivamente al núcleo directo del fallecido con un máximo de 20 personas. Se restringe la asistencia de personas que la Seremi de Salud determinó como contactos estrechos para COVID-19 quienes deben permanecer en cuarentena.
  • El velorio deben ser realizados en un lugar determinado especialmente para ello.
  • Queda prohibida la celebración de velorios en domicilios.
  • El entierro debe ser realizado en un lugar definido como cementerio según el Código Sanitario, Reglamento General de Cementerios.
  • Se recomienda no utilizar decoración durante las ceremonias, para así evitar la cadena de contagio por contacto. Por ejemplo, velas, flores, fotos, etc.
  • Los asistentes deben cumplir con las medidas de distanciamiento social establecidas, es decir, mínimo 1 mts. entre cada persona.
  • La forma de sepultura dependerá de la voluntad de la familia, ya sea inhumación o cremación. Cuando se trata de inhumación, el cadáver se debe encontrar siempre en un ataúd sellado. No es necesario un ataúd especial, ya que estos siempre deben ser herméticos e impermeables.
  • Posterior a la ceremonia se debe realizar desinfección del lugar.