Escuche este artículo

La empresa Nueva Atacama continuará recibiendo energía renovable luego de renovar su contrato con ACCIONA Energía, el cuál comenzará a regir a partir de enero de 2023. Con esto se logrará desplazar cada año más de 8 mil toneladas de CO2, equivalentes a la captura de carbono de 24.848 árboles por 25 años.

Esa renovación de contrató permitirá que las instalaciones que realizan las labores de captación de agua, producción de agua potable y su distribución, así como aquellas que se dedican a la recolección, tratamiento y disposición de aguas servidas, continúen operando con energía renovable. Así, la compañía y las demás coligadas del grupo Aguas Nuevas en la zona norte y centro sur -también parte de este acuerdo- estarán realizando un aporte adicional a la descarbonización de la industria, desplazando unas 48.500 toneladas de CO2 anuales.

El gerente regional de Nueva Atacama, Sergio Fuentes, destacó que este contrato les permitirá abastecer cerca de 70% de su consumo eléctrico con energía renovable. “Esto es muy importante para Nueva Atacama, porque va en línea con nuestro rol del cuidado medioambiental que tenemos todos los días en la prestación de servicios de agua potable y tratamiento de aguas servidas en la región de Atacama”, señaló.

 Los retos del futuro también fueron comentados por los participantes. El gerente de gestión de energía de Acciona, Lionel Roa, señaló que en los últimos años “Chile ha enfrentado el desafío de descarbonizar su matriz energética. Este camino, que ha sido exitoso hasta ahora, requiere un impulso adicional, ese que brindan empresas como el Grupo Aguas Nuevas, que están dando un paso adelante para que su ciclo productivo, que ya es esencial para brindar suministro de agua potable a la población, sea un proceso también bajo en carbono. Estamos orgullosos de aportar con nuestro portafolio de proyectos 100% renovables al beneficio de Aguas Nuevas y sus clientes”, dijo.

Toda la electricidad aportada por ACCIONA procederá de las plantas renovables de la compañía en el país, donde actualmente cuenta con tres parques eólicos y 5 plantas fotovoltaicas en operación – desde la cual se aportará a Nueva Atacama-, con una capacidad instalada de 922MW, lo que la convierte en el principal operador de energía 100% renovable de Chile.