Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

En el Centro Cultural Luis Gil se llevó a cabo el conversatorio Salud y Enfermedad en el contexto de una exposición realizada por el Dr. Juan Pablo Larraín, médico cirujano del Hospital Van Buren y la Universidad de Valparaíso, quien trabajó en Huasco entre los años 2013-2015.

Con aforo completo, y una gran cantidad de espectadores vía streaming, el Dr. Larraín señaló que el ambiente social y económico aporta el 50% los impactos de la salud en la población, por lo que si hay entidades contaminantes como las de Huasco, estas son productoras de enfermedades.

En la actualidad un medio ambiente libre de contaminación, el derecho proclamado en la Constitución, es letra muerta. Los estándares de las normas de la calidad del aire son bajos y están hechos a la medida de las empresas.

Un problema que ha afectado los cambios en esta materia es el hecho de que es difícil ver los efectos de la contaminación de la salud a corto plazo. Sin embargo hay contaminantes conocidos como el mercurio, el azufre, el níquel, el MP10 y el MP 2,5, cuyos efectos se han estudiado. El Dr. Mencionó enfermedades como el asma, los daños al pulmón, cáncer de vías respiratorias y urinarias, aumento de accidentes vasculares

A partir de un estudio del Dr. Hadjez sobre Huasco, es posible establecer que los daños a la salud producto de la contaminación, no son una percepción, sino una realidad.

La SEREMI de Salud ha sido negligente frente a esta realidad. Es una institución que incluso ha sido encubridora de la gravedad de la situación al poner en sus gráficos información incompleta. Eligiendo las enfermedades a mostrar en sus análisis de forma tendenciosa, para que parezca que disminuyeron los números de enfermedades y muertes. Sin embargo, en la actualidad, hay mucha evidencia sobre el efecto en la salud por exposición a metales pesados.

El Dr. Larraín concluyó su presentación afirmando que el Estado de Chile ha hecho un abandono sistemático de las y los habitantes de Huasco.

 Al finalizar se evidenció que no falta información para oponerse al relave de CMP y exigir la a las empresas involucradas que asuman su responsabilidad ambiental y social. No son percepciones. Como muchas vecinas y vecinos saben, la mayor probabilidad de enfermar y morir en Huasco es una realidad y tenemos que hacerle frente. Sabemos que algunas personas tienen miedo de perder su trabajo o miedo a ser identificadas como opositoras a las empresas por el poder que tienen. Lo entendemos.  Por eso, quienes podemos,  decimos fuerte y claro: NO AL RELAVE, SI A LA VIDA!!!

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: