Escuche este artículo

Gracias al convenio entre el Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP y Fundación Prodemu un total de 44 mujeres rurales de la región fueron beneficiadas por el Gobierno con entregas de recursos para desarrollar proyectos que ayuden a mejorar sus economías familiares.

En la comuna de Vallenar las directoras regionales de INDAP, Mariela Herrera Cañete y Johana Fernández Rodríguez de Prodemu hicieron entrega de los anticipos de estos proyectos que van desde la construcción de invernaderos hasta la adquisición de insumos para artesanía y semillas para la producción de flores.

Gioconda Torres Campillay es dirigente indígena en el Valle del Huasco de la comunidad Tatul en el sector Los Perales. Además, integra un grupo de ocho mujeres que se dedican al cultivo de flores ornamentales en Alto del Carmen. “Este es el segundo año que estamos trabajando este proyecto junto a INDAP y Prodemu, el cual consiste en un invernadero de flores de cortes y plantas ornamentales para luego poder comercializarlas en nuestra comuna. La experiencia nació porque vimos la necesidad de contar con arreglos florales para ocasiones especiales en Alto del Carmen y casi todos los arreglos que uno necesita había que mandarlos pedir a Vallenar. Con este proyecto estamos generando una oportunidad de que todos los habitantes de la comuna tengan acceso a comprar flores disminuyendo el riesgo de contagiarse en esta emergencia sanitaria. Ha sido mucho más que un proyecto esta ayuda -señala Gioconda- porque también nos ha servido como terapia para que el grupo se fortalezca emocionalmente ante esta pandemia y que trabaje en torno a la unidad de propósito para salir adelante frente a las adversidades”, destacó la representante.

“Nuestro proyecto busca recuperar y utilizar todas esas pieles que los crianceros desechan cuando faenan a sus animales y lo que hacemos es un proceso de reconversión o reciclado de todo ese material, curtiendo las pieles para luego teñirlas, dejándolas aptas para confeccionar algunas piezas. Con la ayuda de INDAP y Prodemu vamos en este segundo año a poder comprar herramientas y maquinarias para todos estos procesos y esperamos comercializar las piezas a fin de este año, ofreciéndolas por redes sociales.  Este trabajo de talabartería es propio de los hombres y según lo que nos dijeron somos el primer grupo de mujeres que están dedicándose a esta actividad, así que es todo un logro y estoy muy contenta de que el Instituto y la Fundación hayan creído en nuestra idea para emprender y ayudar a nuestras familias”, señaló a su vez Alicia Flores, representante del grupo Curtidoras del Huasco en Buena Esperanza en Vallenar.

Apoyo público

Mariela Herrera Cañete directora regional de INDAP señaló la importancia que tiene este convenio y los desafíos que se presentan para las mujeres rurales en la región. “Estamos trabajando con grupos de usuarias cuyos rubros se diferencian de lo que tradicionalmente se apoya como lo son la uva de mesa o las hortalizas, sino además estamos entregando recursos acá en la provincia de Huasco a rubros conexos como la artesanía en cuero de cabra en Vallenar y la floricultura en Alto del Carmen. Es importante para nosotros como INDAP destacar el trabajo que nuestras mujeres rurales van marcando en el desarrollo de la agricultura en Atacama dando identidad a los territorios y a su vez cómo estos emprendimientos se proyectan en un contexto de pandemia, donde la asociatividad y la comercialización se ponen a prueba” subrayó la autoridad.

“Estos apoyos son muy importantes y pertinentes ya que la Primera Dama, Cecilia Morel, nos ha pedido llegar a terreno en todos los lugares donde hay necesidad para que las familias puedan alimentarse y también nuestra directora nacional de Prodemu nos ha hecho hincapié sobre lo mismo, y es por ello que a través de este convenio que tenemos con INDAP estamos haciendo algo concreto por fortalecer a nuestras mujeres rurales de Atacama. El trabajo en hidroponía, en artesanía, y en cultivo de flores, les ha permitido cambiar su vida y creo que el apoyo que como Gobierno le estamos brindando es más que una capacitación e inversiones: le estamos entregando herramientas y una base sólida para que ellas luego puedan por sí solas crecer y aportar a sus economías”. destacó Johanna Fernández.

El convenio INDAP/Prodemu en Atacama este segundo año ha podido aportar recursos desde INDAP por un total de trece millones de pesos en inversiones para seis grupos o módulos de mujeres rurales que pertenecen a las provincias de Huasco y Copiapó.