Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

Líderes políticos internacionales pidieron este lunes en la inauguración de la novena edición del Foro Mundial del Agua, que se celebra esta semana en Dakar, una mayor concertación mundial para solventar los desafíos relacionados con el agua.

«Profundizar en esa cooperación es la razón por la que estamos hoy aquí», declaró en una alocución a través de un video la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, al señalar que el agua dulce no debe ser una fuente de conflicto, sino un símbolo de asociación.

En este sentido, von der Leyen anunció una nueva iniciativa del Team Europe (Equipo Europa: instituciones de la Unión Europea y sus Estados miembros) con la que se financiarán proyectos relacionados con gestión de aguas transfronterizas en África por valor de «más de 400 millones de euros», aunque no entregó más detalles.

«La cooperación transfronteriza en materia de agua es sostenible. Se trata de avanzar en las alianzas. Se trata de la paz y la seguridad. Pero sobre todo, se trata de las personas y de nuestro futuro. No hay mayor necesidad que la de que el mundo trabaje unido», concluyó.

En ese sentido, el jefe de Estado de Senegal y presidente de turno de la Unión Africana (UA), Macky Sall, abogó en su discurso de inauguración por fomentar una gestión concertada de las cuencas transfronterizas para prevenir el riesgo de conflictos.

«Este noveno Foro Mundial del Agua nos da la oportunidad de hacer sonar la alarma sobre la gravedad de la situación, para que las cuestiones relacionadas con el agua sigan estando en el centro de la agenda internacional», declaró el presidente senegalés al solicitar que el G20 (grupo de los países desarrollados y emergentes) amplíe su composición.

«Creo que ha llegado el momento de que un organismo como el G20 preste atención a las cuestiones relacionadas con el agua» y, «teniendo en cuenta lo que está en juego a nivel mundial en estas cuestiones y muchas otras preocupaciones globales, creo que es necesario que el G20 amplíe su composición», señaló Sall, al proponer a la UA como miembro del grupo.

«La vida y la salud de miles de millones de personas en todo el mundo están en juego. También se trata de preservar la paz y la seguridad internacionales», agregó.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, agradeció que esta edición del Foro Mundial del Agua se desarrolle bajo el lema «Seguridad del agua para la paz y el desarrollo».

«Ahora más que nunca, el mundo necesita más paz y más desarrollo. Las tendencias recientes de estos dos imperativos son descorazonadoras. Vemos un aumento sin precedentes de los conflictos y la violencia aquí en el continente africano, y más recientemente en Europa», declaró Malpass.

El presidente del BM indicó que se necesita urgentemente «una acción coordinada en tres frentes para abordar la crisis del agua», a saber, medidas políticas, aumentar la inversión pública y privada, y una mayor participación ciudadana.

El presidente del Consejo Mundial del Agua (coorganizador del Foro junto al gobierno senegalés), Loïc Fauchon, remarcó la relevancia de asegurar el agua, su financiación, la inclusión del derecho de acceso a ese líquido en todas las constituciones y la gobernanza de las cuencas tanto nacionales como internacionales.

«Es necesario prever la garantía de una asignación mínima gratuita y de un suministro diario de agua», pero también «hacer que este derecho sea exigible, asociando los poderes legislativo, ejecutivo y judicial en este punto», declaró Fauchon.

«La tecnología no será suficiente», agregó el presidente del Consejo Mundial del Agua, al indicar que también será necesario cambiar las costumbres y comportamientos.

Compromiso colectivo

En la inauguración intervinieron también el emperador de Japón, Naruhito, -que habló por videoconferencia y cuyo país es uno de los principales donantes del mundo en el dominio del agua- y los presidentes de Mauritania, Mohamed Ould Ghazouani; Guinea-Bisáu, Umaro Sissoco Embaló; Etiopía, Sahle-Work Zewde; y República del Congo, Denis Sassou-Nguesso.

«Ganaremos la batalla del agua con un compromiso colectivo y permanente», declaró Sassou-Nguesso, quien también acudió a este Foro como presidente de la Comisión del Clima de la cuenca del Congo.

La novena edición de esta reunión, que se celebra por primera vez en África subsahariana, se centra en cuatro pilares: seguridad y saneamiento, agua para el desarrollo rural, cooperación, medios y herramientas, que incluyen desde la gestión y la gobernanza hasta la financiación.

Este evento, que se organiza cada tres años desde 1997, agrupa a gobiernos, autoridades locales, organizaciones internacionales, ONGs, instituciones financieras, empresas, académicos y grupos de la sociedad civil.

Se trata de una plataforma única en la que los diferentes actores y los principales responsables de la toma de decisiones pueden colaborar y establecer planes de acción a largo plazo sobre los desafíos del agua en todo el mundo.

Además, esta edición, prevista para 2021 pero aplazada por la pandemia de COVID-19, será un antecedente preparatorio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Agua de 2023, la primera consagrada al agua desde la celebrada en Mar de Plata (Argentina) en 1977.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: