Escuche este artículo

Se ha descubierto una antigua ballena de cuatro patas en la costa de Perú, que proporciona nuevas perspectivas sobre cómo eran los ancestros de los grandes mamíferos que hicieron la transición de la tierra al mar.

El gigante fósil de 42,6 millones de años, parece haberse adaptado a un estilo de vida semi-acuático. La forma de sus patas con pezuñas sugiere que habría sido capaz de soportar el peso de su voluminoso cuerpo de cuatro metros de largo para caminar sobre la tierra. Otras características anatómicas, incluyendo una poderosa cola y patas palmeadas, similares a una nutria, sugieren que también era un fuerte nadador.

“Las ballenas son este ejemplo icónico de evolución”, dijo Travis Park, antiguo experto en ballenas del Museo de Historia Natural de Londres, que no participó en este estudio. “Pasaron de ser pequeños mamíferos con pezuñas a la ballena azul que tenemos hoy. Es muy interesante ver cómo conquistaron los océanos”, relata Park.

Antes se había descubierto ancestros de ballenas con cuatro extremidades, más antiguos y pequeños, pero el último espécimen llena un vacío crucial en el conocimiento de cómo las criaturas evolucionaron y se extendieron por los océanos del mundo.

“Otros ejemplos de esta época fueron muestras más fragmentarias y menos completas. No teníamos una indicación clara sobre sus habilidades para nadar y caminar”, dice Olivier Lambert, científico del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales y primer autor del estudio, publicado en la revista Current Biology.

El último espécimen demuestra que esas primeras ballenas podrían nadar durante días y hasta semanas de corrido, mientras conservaban su capacidad de vagar por tierra con sus pequeños cascos en los dedos de las extremidades. Según Park, el animal habría sido mucho más capaz que las focas para desplazarse por tierra.