Escuche este artículo
Como una forma de colaborar a la construcción de estas instancias de participación ciudadana y ahondamiento de la democracia, el municipio de Valparaíso puso a disposición de la ciudadanía su instrumento de trabajo para asambleas y cabildos, que ofrece instrucciones específicas paso por paso y formas de sistematizar los resultados de las reuniones.

En la jornada del jueves 31 de octubre, en Valparaíso se desarrolló la tercera “Asamblea Ciudadana”, propiciada por la municipalidad porteña para que la comunidad discuta las bases de una nueva Constitución.

En la ocasión, el alcalde Jorge Sharp junto a sus equipos, propusieron una metodología de trabajo y sistematización para que las personas organicen cabildos.

Dicha metodología, tras ser aprobada por parte de la asamblea, es puesta ahora a disposición de otras comunas, organizaciones sociales, y de la ciudadanía en general, para realizar los denominados cabildos autoconvocados.

“Este documento busca ayudar a que se alcen las voces de los territorios en este debate y movilización nacional. Para ello ponemos a disposición al gobierno local, que junto a otras actorías se han movilizado y comenzado la realización de cabildos y asambleas autoconvocadas, nutriendo el proceso de construcción del poder constituyente”, dice el documento en su introducción.

En específico, la propuesta del municipio porteño incluye tres documentos: un manual explicativo, una guía de trabajo, y una “Propuesta Territorial” (el instrumento mismo que debe utilizarse).

Las instrucciones van desde cosas tan simples como que quienes se reúnan deben presentarse entre sí, hasta otras de índole más logística, como que se deben tomar descansos cada cierta cantidad de tiempo, o que siempre debe haber un secretario designado para tomar actas.

A continuación dejamos los tres documentos, e invitamos a que todas las organizaciones civiles que deseen usarlo a que así lo hagan, y sistematicen el trabajo realizado en los cabildos ciudadanos y las asambleas populares.