Escuche este artículo

En cada sesión la centroizquierda ha ido cediendo, mientras que la derecha sigue encontrando argumentos para seguir aplazando un acuerdo sobre la representación de los pueblos indígenas en la Convención Constitucional.

Francisco Marín

Hasta las 04:47 horas de la madrugada de este jueves se extendió la sesión de la Comisión Mixtaen la que no fue posible alcanzar un acuerdo entre oficialismo y oposición sobre los escaños reservados

En la jornada se acordó que los escaños reservados para los pueblos originarios se incluyan dentro de los 155 convencionales originales.

Esto significa  que no se aplicará  la fórmula discutida el martes: un total de 18 escaños, divididos, nueve dentro del total y la otra mitad sobre el total (supranumerarios).

Durante el maratónico debate el senador RN Rodrigo Galilea propuso la última oferta del oficialismo: 17 escaños reservados para los pueblos originarios y uno para el pueblo afrodescendiente, pero que se voten de forma separada.

Por su parte, el diputado independiente René Saffirio (ex DC) planteó la propuesta final de la oposición: 18 escaños para las diferentes etnias, incluyendo en esa cifra a los afrodescendientes.

“Que se voten 18 escaños reservados, incluyendo el afrodescendiente, el 100% de ellos intra convención. Eliminamos los nueve supranumerarios”.

El diputado DC Matías Walker indicó que lo que el oficialismo busca es “votar por separado para que se pierda esa opción, para que el pueblo afrodescendiente pierda y nosotros no vamos a ser cómplices de una discriminación”.

La centroizquierda sigue cediendo

Lo cierto es que en cada sesión la centroizquierda ha ido cediendo, mientras que la derecha sigue encontrando argumentos para  seguir aplazando un acuerdo sobre la representación de los pueblos indígenas en la Convención Constitucional.

Días atrás la piedra de tranca fue el número de escaños, y la oposición decidió durante la madrugada del martes rebajar desde los 24 cupos que  originalmente habían señalado a 18 con una fórmula mixta: 9 integrados a los 155 convencionales ya establecidos en el acuerdo del 15 de noviembre de 2019; y 9 supernumerarios. 

En la sesión del miércoles 9 volvió a ceder y los 18 serán descontados de los 155; y ahora la piedra de tranca es el tema del escaño reservado para el pueblo tribal afrodescendiente.

El oficialismo insiste en votación separada para este escaño, con el argumento de que los afrodescendientes no son un pueblo, para que la oposición no lo acepte y el proyecto de los escaños reservado se caiga por la falta de quórum.

De hecho, durante el acalorado debate de esta madrugada el diputado Juan Antonio Coloma (UDI) manifestó que “los afrodescendientes no son pueblo originario”.

“Pueden tener otra característica, de pueblo tribal reconocido por el Estado, pero el senador Huenchumilla tendrá que reconocer que por asegurarle un cupo al pueblo afrodescendiente está negando, en los hechos, la posibilidad de asegurar 17 escaños reservados a los pueblos originarios”, sentenció.

A su vez,  la ministra de Desarrollo Social, Karla Rubilar, opinó que “de verdad no creo que, por muy respetable que sea el pueblo afrodescendiente, y que por supuesto que queremos darle las mejores condiciones y vamos a trabajar para ellos, valga la pena que se caiga el acuerdo de representación de todos los otros pueblos indígenas en la Convención Constitucional”.

La derecha sale ganando

Si el proyecto de los escaños reservados no se aprueba, los patrocinios serán con firmas, igual que el caso de  los candidatos independientes, lo cual históricamente ha favorecido a la derecha, que pone a sus operadores políticos detrás de los candidatos.

También cabe preguntarse ¿qué pasa si finalmente se aprueba la fórmula de los 18 escaños (17 indígenas + 1 afro) dentro de los 155 convencionales?. La respuesta clara es que se reduciría la proporcionalidad de los distritos y los candidatos necesitarán más votos para resultar electos dentro de la Convención Constitucional.

Los escaños saldrían de los distritos más grandes, beneficiando a la derecha, que ganaría por secretaría, disminuyendo la representación de independientes dentro de  la Convención Constitucional,  lo que se traduce en un retorno parcial al sistema electoral binominal.

“Lo que está saliendo de la Comisión Mixta sobre escaños reservados es desolador: 18 escaños dentro de los 155, achicando distritos y disminuyendo representación de la Convención. Muchos distritos volverán a ser binominales, perjudicando a independientes, PP.OO (pueblos originarios) y nuevas fuerzas políticas”, aseguró Jaime Bassa, abogado, doctor en derecho y académico de la Universidad de Valparaíso.

Asimismo, de aprobarse la opción de descontar escaños dentro de los 155, el total de asientos a distribuir entre los no indígenas sería de 137, la derecha lograría el cometido de su proyecto de reducción de parlamentarios.

De hecho el polítólogo, profesor de Universidad Diego Portales e investigador asociado del Centro FONDAP-ANID, Carlos Fuentes, destacó que quien menos pierde, electoralmente hablando, con una eventual rebaja dentro de los 155 convencionales es nada más y nada menos que Chile Vamos.

Todo parece indicar que se va a hacer realidad el designio del que parece ser el hombre más poderoso del país, el oligarca Andrónico Luksic. Este señaló el 11 de noviembre: “Escaños reservados para pueblos originarios: Sí!! Pero dentro d los 155 aprobados x ciudadanía. Políticos tienen q ceder espacio, no ampliar cupos para conservar los suyos! Malo para democracia cambiar reglas d juego después d plebiscito en q 7 millones se manifestaron claramente!”.