Escuche este artículo

El Proyecto antes mencionado no sólo es inconstitucional. También genera un grave daño a las pensiones presentes y futuras de todos los chilenos y beneficia con injustificadas exenciones tributarias a las personas de más altos ingresos, lo que atenta contra la equidad y la Justicia Social», declara el comunicado enviado desde La Moneda.

Desde el gobierno ya habían anunciado la intención de frenar este proyecto de ley, y además comunicaron la incorporación de un proyecto  propio que establecería un segundo retiro, que en realidad es una especie de ‘autopréstamo’. Esto, porque el cotizante tendría que devolver el dinero “a través de una cotización adicional que deberá determinar la Superintendencia de Pensiones”.

Las y los parlamentarios ya han reaccionado ante la decisión del gobierno de impedir esta reforma. La diputada Marisela Santibáñez declaró que el Ejecutivo insiste en la inconstitucionalidad del proyecto, ‘pero la “solución’ que plantean está llena de letras chicas. Una vez más están dando la espalda al pueblo, para proteger a las AFP».

Por su parte, el diputado Gabriel Ascencio (DC) estableció que «Ir al TC es una ofensa y una infamia. Chile ya no soporta a un Presidente que solo defiende a sus amigos empresarios. Apoyaremos todas las acciones para defender los derechos de la gente».

Asimismo, desde la Democracia Cristiana ya anunciaron que recurrirán al Tribunal Constitucional para afrontar el requerimiento interpuesto por Piñera. Desde el partido falangista anunciaron que el abogado constitucionalista, Tomás Jordán, será quien defienda la reforma que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados y el Senado.