Escuche este artículo

A comienzos de esta semana, Julio Ponce Lerou transfirió, desde su cuenta corriente del Banco Santander, $2.152 millones al 18 Juzgado Civil de Santiago, por la multa que la Superintendencia de Valores y Seguros le cursó por su implicancia en el caso «Cascadas». Sin embargo, los problemas del yerno de Pinochet no terminaron ahí.

Esto, porque el abogado de Ponce, Jorge Bofill, acreditó la transferencia bancaria y pidió al 18 Juzgado que liquidara el pago de intereses (1,5% mensual o 18% anual). No obstante, y de acuerdo a lo que informa La Tercera, Bofill pidió que el cálculo de los intereses de esta multa fueran desde febrero de 2019, lo que fue objetado por el Consejo de Defensa del Estado, organismo que alegó que esta petición estaba “calculada a conveniencia” de quien debe pagar.

Además, de esto, Ruth Israel, abogada del organismo, cuestionó el pago de un crédito que no ha sido cobrado, asegurando que Ponce Lerou cometió una equivocación al consignar el pago en el tribunal y no en la Tesorería, además de hacerlo sin que el 18 Juzgado Civil dictara que se cumpliera el fallo con que puso fin al caso.

Según el CDE, el controlador indirecto de SQM pagó antes de tiempo, ya que la multa no está ejecutoriada.

«El ingreso hecho en la cuenta corriente del tribunal, al ser improcedente y parcial, no produce el efecto de extinguir la obligación fiscal impuesta por la SVS al reclamante”, dice el texto enviado por el CDE al tribunal, que pidió que la transferencia de Julio Ponce sea consignada en la Cuenta Única Fiscal de la Tesorería en el BancoEstado.

Desde el medio calculan que, en base a un interés mensual de 1,5%, así, esto equivaldría a un 108% por el total del período, lo que se traduce en un pago superior a los $2.300 millones.