Escucha el texto aquí

La intervención de Johnson se produce entre crecientes críticas por la lentitud del Gobierno británico a la hora de aplicar sanciones contra oligarcas rusos en su territorio, en contraste con las acciones fulminantes de países de la UE como Francia, Alemania o Italia

El «premier» Boris Johnson ha decidido impulsar un «plan de acción» en seis puntos de apoyo a Ucrania que incluye el aumento de la ayuda a la «autodefensa» del país, la creación de una coalición internacional de ayuda humanitaria y el aumento de la presión para causar «el máximo daño económico a Rusia». El plan excluye cualquier posible acción militar directa por parte de los aliados, aunque su finalidad última es asegurar «el fracaso de Rusia en su intención aparente de apoderarse de un país democrático».Johnson iniciará el domingo su ofensiva diplomática con el anuncio oficial y convocará a partir del lunes en Londres a líderes internacionales, empezando por los primeros ministros de Canadá, Países Bajos, Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia. «No es suficiente con expresar nuestro apoyo al orden internacional establecido, tenemos que defenderlo contra el intento sostenido de reescribir esas reglas con la fuerza militar», declaró Johnson en un comunicado anticipado el sábado por la noche. El «premier» recalcó la necesidad de aumentar «los esfuerzos concertados para lograr un solución diplomática», así como «una campaña para reforzar la seguridad y aumentar la resiliencia de la zona Euro-Atlántica». «Putin tiene que fracasar en este acto de agresión», dirá Johnson el domingo. «Desde el día en que empezó la invasión hemos asistido a una condena internacional sin precedentes. Las naciones en todo el globo han impuesto el mayor paquete de sanciones nunca visto contra una economía». La intervención de Johnson se produce sin embargo entre crecientes críticas por la lentitud del Gobierno británico a la hora de aplicar sanciones contra oligarcas rusos en su territorio, en contraste con las acciones fulminantes de países de la UE como Francia, Alemania o Italia. Johnson se comprometerá a pasar finalmente a la acción el lunes con una iniciativa legislativa en el Parlamento. El Foreign Office ha emitido entre tanto un comunicado recomendando a las ciudadanos británicos que abandonen Rusia lo antes posible.