Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ

El comandante en Jefe (r) del Ejército Óscar Izurieta Ferrer testificó frente a la ministra en visita Romy Rutherford, quien lo sometió a proceso como autor de malversación de caudales públicos y falsedad de documento militar, por el uso de gastos reservados de la institución.

La magistrada responsabilizó, en esta etapa procesal, al general (r) por el mal uso de fondos asignados a la institución por un monto total de $6.374.996.162, actualizados a la fecha y que corresponden al periodo entre marzo de 2006 y marzo de 2010.

Según recoge La Tercera, Rutherford dijo, sobre el testimonio del exmilitar, que Izurieta “admitió haber usado recursos provenientes de gastos reservados para fines distintos de los permitidos por ley”.

“El general Pinochet gastaba mucha plata”

Así también “reconoció haber ordenado –a otros funcionarios militares– la utilización de dichos recursos también para fines ajenos a inteligencia, contrainteligencia y seguridad. Asimismo, aseveró que firmó la declaración jurada y rendición de cuentas que anualmente se remitía a la Contraloría General de la República sin saber realmente en detalle en qué se habían utilizado los gastos reservados que recibía el Ejército y de los cuales admitió ser el responsable”.

Por otro lado, la jueza señaló que Izurieta testificó que “en sus primeros años parte de los recursos de gastos reservados iban al general Pinochet y su familia (…) Afirma que el general Pinochet gastaba mucha plata”.

“Explica que se gastaba mucha plata en el general Pinochet, porque era una persona que mucha gente hubiese querido que muriera antes de su muerte natural”, reiteró Romy Rutherford.

Además, según el comandante (r) del Ejército, cuando Augusto Pinochet volvió a Chile, luego de su detención en Londres, “había mucha animadversión con él”. En palabras de Izurieta, se trataba de un general “que había que cuidar”, lo que se tradujo en que había que “tener personal a su disposición, como médico, enfermeros, escoltas” y que “todo eso generaba muchos gastos”.

Así, una “cantidad importante” de los gastos reservados habrían estado destinados a “mantener todo el sistema de escolta, de salud y de apoyo, de la gente que custodiaba y atendía al general Pinochet”, explicó Óscar Izurieta a la magistrada, agregando que el apoyo partió “con una cantidad gigantesca de personal”.

En ese sentido, el excomandante detalló que “se proporcionaba enfermeros, médicos, escoltas, conductores, todo el apoyo para el general Pinochet y su señora”, añadiendo que “efectivamente con este fin se destinó una cantidad importante de recursos de gastos reservados”.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: