Escuche este artículo
Tal como ya ocurrió en el pasado, el Ministerio Público no respaldó los dichos del Presidente, Sebastián Piñera, en torno a la intervención extranjera en el estallido social que se dio el pasado 18 de octubre. En esta oportunidad, el fiscal Jorge Abbott, dio su opinión con respecto a las palabras del mandatario a CNN en español, en donde aseveró que hay «una campaña de desinformación, de noticias falsas» y que los registros son «filmados fuera de Chile«. «Hasta el momento, las imágenes que nosotros hemos analizado, no tenemos esa situación. Lo que no descarto que pueda ocurrir en el futuro, pero de momento, lo que llevamos analizado tanto nosotros y entiendo lo mismo que la policía, en cuando nos han dado información, tampoco existiría esa situación», expuso el persecutor, según consignó Emol.

Condena

Sus palabras causaron rechazos, especialmente desde el INDH que mostraron su molestia con el jefe de Estado. Pero no fueron los únicos, ya que el fiscal nacional Jorge Abbott descartó el análisis de archivos realizado por el Gobierno. «Hasta el momento, las imágenes que nosotros hemos analizado, no tenemos esa situación. Lo que no descarto que pueda ocurrir en el futuro, pero de momento, lo que llevamos analizado tanto nosotros y entiendo lo mismo que la policía, en cuando nos han dado información, tampoco existiría esa situación», señaló. «Toda investigación penal requiere un grado de seriedad importante para los efectos de luego poder usarla en el reproche penal que se hace a las personas ante un tribunal. Es necesario que todas las imágenes que nosotros podamos proyectar en un tribunal tengan al trazabilidad necesaria para poder llegar a la convicción», cerró. Abbott manifestó que todo el material proveniente de diversas plataformas, como redes sociales o aplicaciones, es analizado de manera constante y que «toda investigación penal requiere un grado de seriedad importante para los efectos de luego poder usarla en el reproche penal que se hace a las personas ante un tribunal. Es necesario que todas las imágenes que nosotros podamos proyectar en un tribunal tengan al trazabilidad necesaria para poder llegar a la convicción». «Tenemos que identificar a las personas que nos han enviado esas imágenes, ver en qué lugar se tomaron. En definitiva, ver la seriedad de la misma», comentó.