Escuche este artículo

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Intihuasi a través del proyecto en “Bioestimulante para producción hortofrutícola, a partir de desechos algas de la extracción de alginato”, iniciativa financiada por CORFO y la empresa privada, busca evaluar la factibilidad de utilizar el subproducto algal como bioabono para la producción en hortalizas.

A través de esta iniciativa se busca analizar la factibilidad de utilizar un subproducto de algas pardas, derivado de la extracción de alginato, evaluando el efecto bioestimulante de tipo bio-producto en crecimiento en hortalizas y en el mejoramiento de algunas propiedades físicas y químicas del suelo, tales como, materia orgánica y retención de humedad.

Desde hace muchos años, que las algas marinas se utilizan en agricultura por una gran cantidad de efectos positivos sobre suelos y plantas, pero se desconoce los efectos beneficiosos que puede tener el uso de subproductos de algas pardas.

Constanza Jana investigadora de INIA Intihuasi quien lidera el proyecto señaló “estamos iniciando un proyecto de continuidad en el uso de enmienda de subproductos de algas en la agricultura, partimos con un proyecto privado con una empresa que trabaja en la extracción de las algas pardas y ahora postulamos a un CORFO para continuar en esta línea. La alternativa que estamos evaluando es utilizarlo como enmienda, un bio abono en el suelo para mejorar las propiedades del suelo. Hasta ahora hemos obtenido aumento del porcentaje de materia orgánica, mejorado la retención de humedad en el suelo, detectado la presencia de algunos nutrientes esenciales y aumento en el rendimiento”.

Se ha trabajado con lechuga y cilantro hasta ahora, y este estudio plantea utilizar también especies de rápido crecimiento, ya que el proyecto termina en junio del año 2021. Una vez obtenido los resultados finales, el objetivo es que empresas dedicadas al rubro agrícola, puedan comercializar el producto  que sería una enmienda orgánica, para así mejorar la condición de suelo para la planta, y  en la medida de lo posible ser aplicado a través de una formulación liquida, mediante el sistema de riego por goteo.

“Nosotros estamos utilizando algo que se consideraba basura en agricultura, y eso no se ha hecho antes en Chile ni en otros lados ya que, principalmente es un alga del mar pacífico” sostuvo la investigadora Constanza Jana.

 Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación, desarrollo e innovación agroalimentaria de Chile. Vinculada al Ministerio de Agricultura, cuenta con presencia nacional y un equipo de trabajo de más de 1.000 personas altamente calificadas. Ejecuta al año un promedio de 400 proyectos en torno a 5 áreas estratégicas: Cambio Climático, Sustentabilidad, Alimentos del Futuro, Tecnologías Emergentes, y Extensión y Formación de Capacidades. Estas iniciativas contribuyen al desarrollo agroalimentario sostenible del país, creando valor y proponiendo soluciones innovadoras a los agricultores, socios estratégicos y la sociedad, generando una rentabilidad social que varía entre 15% y 25%, por cada peso invertido en cada uno de sus proyectos.