Escuche este artículo

Durante este sábado un grupo de manifestantes interrumpió la misa de posesión de cargo del nuevo arzobispo de Santiago, Celestino Aos, lanzando restos de bombas lacrimógenas hacia el altar en modo de protesta.

El hecho se produjo en la Catedral de Santiago y ocurrió en el momento más importante de la eucaristía, cuando se hacía entrega de la hostia.

En esa instancia, un joven llegó con una especie de bolsa y fue ahí cuando derramó en el suelo, a algunos metros del altar, decenas de cartuchos de bombas lacrimógenas, por lo que fue detenido posteriormente por los guardias del recinto.