Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ
  • Según el estudio publicado por el gremio, factores de demanda y tasas de interés podrían contribuir a su contención. Asimismo, proyecta que en los próximos meses esto podría enfrentar elementos de riesgo desde el plano laboral y cambiario.

 

Miércoles 08 de junio de 2022.- De acuerdo a un informe publicado por la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), el escenario de costos se mantiene amenazante para la inflación que vive actualmente el país, y que según  reveló esta mañana el Instituto Nacional de Estadísticas, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió en mayo un 1,2%.

El gerente de Estudios de la CCS, George Lever explicó que “la actividad interna debiera dar muestras más visibles de desaceleración en los próximos meses, lo que podría quitar algo de presión al escenario inflacionario, que de cualquier forma seguirá lidiando con los aumentos de costos en la cadena productiva y del transporte”.

Según explica el informe, la normalización en la liquidez de los hogares se ha traducido en una disminución de los ingresos, que vuelven a depender más críticamente de fuentes laborales que de retiros o subsidios. Asimismo, el Banco Central ha aplicado una política monetaria agresiva, llevando la tasa de referencia desde 0,5% a mediados del año pasado, hasta un 9% en la actualidad.

En ese sentido, ambos factores (desaceleración de la demanda y mayores tasas de interés) podrían contribuir a moderar la tendencia inflacionaria en los próximos trimestres.

En tanto, las bases de comparación de ventas minoristas estarán en sus máximos entre mayo y julio, lo que podría generar una desaceleración en las tasas anuales de crecimiento, mientras que factores como el alza del sueldo mínimo y la indexación parcial de los salarios nominales, podrían ir en sentido contrario en lo inmediato.

Por otra parte, las cadenas logísticas globales mantienen una alta incertidumbre, que se ha visto agravada por las cuarentenas en China y el efecto sobre el precio y disponibilidad de energéticos y alimentos, derivado del conflicto en Ucrania. En materia cambiaria, la expectativa de mediano plazo es a la baja, pero en el corto plazo aún no se espera una normalización del precio del dólar, debido a la alta incertidumbre interna y externa.

De esta forma, el gremio proyecta que en los próximos meses se espera que los factores de demanda y política monetaria hagan un aporte al control inflacionario, lo que enfrentará, sin embargo, elementos de riesgo desde el plano laboral y cambiario, mientras que por ahora los factores externos permanecen con alta incertidumbre y sesgo alcista sobre los precios”.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: