Escuche este artículo
  • La industria minera se encuentra en un momento complejo como actor clave en la transición energética del mundo.

 

  • Los líderes de la minería necesitan posicionar a sus organizaciones para lograr el éxito, al mismo tiempo se deben enfocar en abordar y revertir la falta de confianza que existe.

La decimotercera edición anual del informe de minería y metales de Deloitte Global “Tracking The Trends 2021” explora las tendencias clave a las que se ven enfrentadas las empresas de minería y metales en medio de los impactos que ha causado la pandemia y de la falta de reconstruir la confianza entre las distintas partes interesadas. Este informe analiza lo que el sector minero está realizando y qué necesita mejorar, además, de mostrar ejemplos de mejores prácticas empresariales.

“Este es un momento crítico para la minería”, explica Andrew Swart, líder del sector Mining & Metals de Deloitte Global. Además, agrega que “la industria está trazando su camino para salir de la pandemia donde los impactos variaron dependiendo del producto que se extrae y el lugar donde se encuentra inserta la empresa, por lo que la resiliencia es una de las herramientas más importantes. Al mismo tiempo, las compañías mineras necesitan reconstruir la confianza entre los inversores, la fuerza laboral y las comunidades aledañas, ya que el éxito en el futuro se basará en factores más allá de lo financiero”.

Déficit de confianza en la industria

 

En julio de 2020 el Foro Económico Mundial identificó un “déficit de confianza” como el riesgo más importante que enfrenta la industria minera. Este desafío está haciendo que los líderes de la industria redefinan sus objetivos estratégicos, se reconecten y se comprometan con las distintas partes y, restablezcan sus prioridades.

Es importante tener presente que a pesar de que la pandemia ya aceleró muchas tendencias, continuamos en medio de la incertidumbre, por lo que los escenarios planteados por Deloitte son clave a medida que las diferentes compañías se hagan cargo de las distintas necesidades de sus clientes, inversionistas y comunidades aledañas, para así acabar con la falta de confianza hacia ellas.

Para reconstruir la confianza, las distintas empresas están redefiniendo el liderazgo, adaptando

la cultura del lugar de trabajo y comprometiéndose cada vez más con el objetivo de no causar daños medioambientales u otros.

Asimismo, se encuentran en constante revisión en cuanto a sus compromisos con las comunidades locales y con la sociedad en general, buscando mejorar su desempeño ambiental, social y de compliance (ESG). Lo anterior va de la mano con el trabajo hacia la descarbonización, por ejemplo.

Principales tendencias de la industria

Deloitte identificó diez tendencias que definen el presente y el futuro cercano de la industria minera; cada una de estas tiene un papel fundamental para guiar a las empresas hacia el éxito futuro y restablecer la confianza.

  1. Desarrollar resiliencia en medio de la volatilidad. La pandemia ha tenido distintos impactos en las empresas mineras, según el producto con el que trabajan y su geografía. Para comprender esta situación, se destacan cuatro escenarios divergentes de cómo puede desarrollarse la industria durante los próximos 3 a 5 años.

“La planificación ante una diversa gama de resultados resulta clave, ya que se construye mayor resiliencia en sus organizaciones. Para esto, los líderes deben reconsiderar su estrategia actual, determinar cómo responderán ante los distintos escenarios y prestar atención a los indicadores locales, regionales y globales para observar hacia donde se dirigen las cosas”.

  1. M&A en un mundo alterado. Las fusiones y adquisiciones están aumentando a medida que las empresas mineras buscan fortalecer sus carteras y desarrollar productos básicos. Para generar confianza en los inversionistas, las empresas mineras deben abordar los problemas clave y, al mismo tiempo, considerar la oportunidad estratégica en torno a las fusiones y adquisiciones a medida que la industria experimenta cambios estructurales.
  2. Tomar en serio la descarbonización. Las mineras están en medio de una fuerte presión por parte de los inversionistas, reguladores, comunidades locales y el mundo en cuanto a los programas que asumirán para la descarbonización. Las empresas están asumiendo compromisos netos cero en línea con el Acuerdo de París de 2015.
  3. Vincular las inversiones sociales a resultados sostenibles. A medida que las empresas mineras deben desempeñar un papel importante en las regiones remotas, al mismo tiempo existe la oportunidad de generar confianza con las comunidades creando valor más allá de solo cumplir, lo anterior sería colaborando de manera más eficaz con los gobiernos y vinculando las actividades y sus inversiones a largo plazo con resultados sostenibles.
  4. Los gobiernos corporativos se suman a la ventaja competitiva. Las mineras están fortaleciendo sus procesos de compliance, especialmente en temas como DD.HH., la conducta ética, la ciberseguridad y los impactos sociales.
  5. Crear una cadena de suministro ágil. La pandemia puso como una de las primeras preocupaciones la cadena de suministros. Es por esto, que las empresas deben mitigar los riesgos de la cadena de suministros, reconsiderando sus estrategias de inventario.
  6. El camino hacia las operaciones integradas. Las mineras podrán responder mejor a eventos externos impulsando operaciones integradas. Lo anterior, ayudará a combatir la ineficiencia inherente incrustada en las organizaciones, pero requiere que las empresas aprovechen la tecnología, rediseñen los procesos y cambien la cultura interna.
  7. Impulsar el futuro del trabajo. Algunas empresas ya comenzaron a dar los próximos pasos, como redefinir el papel y las expectativas del liderazgo y así permitir la creación de una nueva cultura organizacional.
  8. En el camino hacia cero daños. Existe una oportunidad clave para que la industria colabora más activamente en torno a la agrupación de datos, abordando la interoperabilidad de los dispositivos portátiles y aprovechar el análisis predictivo.
  9. Satisfacer la demanda de minerales críticos. A medida que el mundo se convierta hacia fuentes de energías renovables y adopte vehículos eléctricos, la demanda de algunos productos aumentará. Por ejemplo, cobre, níquel, litio y cobalto, pero nadie está seguro de cuáles eventualmente verán la mayor demanda.