Escuche este artículo

“Hoy día vamos a entrar todos y todas a la constituyente, porque de eso se trata, (…) Estamos aquí hoy día porque un pueblo se levantó; porque un pueblo colmó las calles; porque un pueblo despertó; y en esa lucha cayeron muchos y muchas, que los llevamos y las llevamos en el corazón«, manifestó Malucha Pinto, representante del Partido Socialista en la Lista del Apruebo, que en el Distrito 13 logró hacerse con un asiento.

Sus palabras no son al azar, pues muchos expertos ya vaticinaban un golpe, no sólo a los partidos tradicionales, sino a la centroderecha, que venía alicaída en cuanto a su popularidad, con un Presidente Piñera cuya aprobación cada vez iba a la baja en las encuestas.

Autocríticas y fuego amigo

Fue precisamente el mandatario quien fuera el primero en salir a reconocer la derrota de manera pública. “La ciudadanía nos ha mandado un claro mensaje al gobierno: No estamos sintonizando adecuadamente con las demandas, los anhelos y las necesidades de la ciudadanía, y estamos siendo interpelados por nuevos liderazgos, por nuevas mayorías”, comenzó en su mensaje al país.

“Es nuestro deber como gobierno, escuchar con humildad y atención, el mensaje de la gente. Además, esforzarnos para hacer todo lo necesarios para interpretar y responder mejor a las necesidades y esperanzas de los chilenos. Este fuerte y claro mensaje nos lleva a una profunda reflexión al gobierno y todas las fuerzas políticas”, añadió.

Más duro fue el presidenciable de RN, Mario Desborde, quien derechamente culpo al mandatario al decir que “no hay duda que una serie de errores cometidos como coalición (Chile Vamos) probablemente y desde nuestro gobierno han tenido un impacto en la elección, pero los partidos también tenemos que reflexionar respecto de qué tipo de coalición queremos construir”.

Derrota en municipios claves

La caída del oficialismo en la constituyente se trasladó a los gobernadores regionales, donde pocos de sus representantes lograron avanzar a segunda ronda. Pero donde más se sintió el golpe, fue en las municipales.

 La victoria de la candidata comunista Irací Hassler ante el RN Felipe Alessandri en Santiago, resonaría fuerte en Chile Vamos, al perder un sillón clave en la capital. Misma derrota la vivieron en Viña del Mar, donde cedieron la alcaldía ante la candidata de Revolución Democrática, Macarena Ripamonti.

Frente Amplio festeja, Pamela Jiles se lamenta

En tanto, estos comicios dejaron dos puntos a analizar importantes: El alza que tuvieron partidos como el Comunista y, sobre todo el Frente Amplio, y la evidente derrota de la figura de Pamela Jiles, quien congregó muchos comentarios este fin de semana.

Desde el FA y el PC festejaran sus escaños en la constituyente, como la del ex diputado Hugo Gutiérrez, sus victorias municipales y sus candidatos a gobernadores.

Sin embargo, Pamela Jiles no pudo capitalizar su popularidad en las encuestas. Su pareja, Pablo Maltés (PH), se quedó en el quinto lugar por la gobernación de la Región Metropolitana, con sólo 10,56% de los votos.

Además, sin lograr un constituyente y con el hecho que protagonizó la misma militante del Partido Humanista este fin de semana cuando acudió a votar, su figura se verá bastante disminuida en las próximas encuestas, quedando en entredicho su ambición presidencialista.