Escuche este artículo

China proyecta lanzar más de una veintena de cohetes espaciales para intentar desviar la trayectoria del asteroide Bennu, potencialmente peligroso para la Tierra pos las chances de impacto de aquí a algunos años. Según la información vigente, se trata de un cuerpo rocoso de 500 metros de ancho y más de 85 millones de toneladas de peso.

La misión OSIRIS-REx de la NASA, lanzada algún tiempo atrás para recolectar muestras del asteroide de tipología B, regresará a la Tierra con los resultados en dos años. Mientras tanto, es sabido que contiene enormes cantidades de carbono y podría albergar moléculas primordiales como las que se registraron en la Tierra durante el surgimiento de la vida.

Para hacer frente a la amenaza que el asteroide Bennu representa, el Centro Nacional de Ciencias Espaciales de China anunció sus intenciones de desviar la trayectoria mediante el impacto de 23 cohetes Long March 5, que impactarían al asteroide simultáneamente.