Escucha el texto aquí

Una acusación por una supuesta negligencia médica de una mujer de 24 años que falleció luego de dar a luz a su hija, dieron a conocer redes sociales durante la jornada del viernes pasado en la comuna.

La situación fue difundida por redes sociales por amigos y cercanos a Ninoscka Gajardo Verdejo, quien luego de que naciera su hija el pasado lunes, falleciera debido a una supuesta negligencia médica, por la que el Hospital Provincial del Huasco ya inició una auditoría clínica para esclarecer los hechos.

El lamentable hecho causó conmoción en la comunidad de la provincia, debido a que era el primer hijo de la joven y esperaba con ansias su llegada, tal como aparece en un video de redes sociales donde le entrega palabras a su hija que estaba por llegar.

Ante el fallecimiento de la joven, se activó una campaña de redes sociales donde exigen al Hospital que explique lo ocurrido y que se castigue a los involucrados.

LLAMADO

La madre de Ninoscka, Marilyn Verdejo Valencia, hizo un llamado a través de redes sociales a que todas las mujeres que han sido víctimas de maltrato obstétrico se comuniquen con ella o “se acerquen directamente a PDI a prestar declaraciones para apoyar la causa de mi hija Ninoscka Gajardo Verdejo para  terminar de una vez por todas con  aquellos que se dicen ser médicos profesionales pero en la práctica son unos inoperantes maltratadores…”

Junto a esto, se sumó el Consejo Regional Atacama, presidido por el Gobernador, Miguel Vargas Correa quien oficiará al Servicio de Salud Atacama para solicitar información detallada sobre la atención recibida por Ninoska. “Su familia y amigos denuncian presunta negligencia médica”, señala la publicación en redes sociales del Gobierno Regional de Atacama. La decisión fue tomada por el pleno en su sesión 01/2022 realizada este jueves en Caldera, manifiestan.

Desde el Hospital Provincial del Huasco, entregaron sus condolencias a la familia de la joven y sus seres queridos y “empatizamos ante el dolor de estos difíciles momentos. El fallecimiento tiene profundamente conmocionado al equipo de salud del establecimiento hospitalario”. Asimismo, informan en la declaración pública que “como recinto asistencial y tal como está establecido administrativamente, estamos realizando la respectiva auditoría clínica”.

El viernes en la tarde, un centenar de personas se manifestaron a través de una velatón en el frontis del hospital, donde con carteles, globos blancos y velas encendidas solicitaron respuestas claras al centro hospitalario.

Carol Licuime, una de las amigas de la joven Ninoscka, comentó en entrevista con reporteros locales que “estuvimos hasta el último con ella, más que compañeros de trabajo fuimos amigas… ella nos contaba todo de su embarazo, ella se preparó desde el día uno para ser mejor mamá y qué le pasará estos, es doloroso para todos y nos deja destrozados”.

“Esto no le pasó solamente a Ninoscka sino que le ha pasado a mucha gente… con lo que le pasó a ella han salido muchos casos a la luz. Y muchos han sufrido el dolor, no de perder un ser querido, pero sí de sufrir en el embarazo. La hicieron esperar mucho tiempo, que no reaccionan a realizar una cesárea a tiempo”.

“Yo conversé con la persona que estaba a su lado y vio como ella lloraba de dolor y las palabras que decían era que se iba a morir, y nadie le hacía nada, los doctores le dijeron que así era para las primerizas… ella luchó mucho”, dijo la amiga.

Ninoscka Verdejo tuvo una maternidad deseada, cuidando cada proceso de su embarazo, hasta los últimos días donde le diagnosticaron 𝗽𝗿𝗲𝗰𝗹𝗮𝗺𝘀𝗶𝗮 (𝒄𝒐𝒎𝒑𝒍𝒊𝒄𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒅𝒆𝒍 𝒆𝒎𝒃𝒂𝒓𝒂𝒛𝒐 𝒑𝒐𝒕𝒆𝒏𝒄𝒊𝒂𝒍𝒎𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒔𝒆𝒗𝒆𝒓𝒂 𝒄𝒂𝒓𝒂𝒄𝒕𝒆𝒓𝒊𝒛𝒂𝒅𝒂 𝒑𝒐𝒓 𝒖𝒏𝒂 𝒑𝒓𝒆𝒔𝒊𝒐́𝒏 𝒂𝒓𝒕𝒆𝒓𝒊𝒂𝒍 𝒆𝒍𝒆𝒗𝒂𝒅𝒂. 𝑳𝒂 𝒑𝒓𝒆𝒆𝒄𝒍𝒂𝒎𝒑𝒔𝒊𝒂 𝒔𝒖𝒆𝒍𝒆 𝒄𝒐𝒎𝒆𝒏𝒛𝒂𝒓 𝒅𝒆𝒔𝒑𝒖𝒆́𝒔 𝒅𝒆 𝒍𝒂𝒔 𝒗𝒆𝒊𝒏𝒕𝒆 𝒔𝒆𝒎𝒂𝒏𝒂𝒔 𝒅𝒆 𝒆𝒎𝒃𝒂𝒓𝒂𝒛𝒐 𝒆𝒏 𝒖𝒏𝒂 𝒎𝒖𝒋𝒆𝒓 𝒄𝒐𝒏 𝒑𝒓𝒆𝒔𝒊𝒐́𝒏 𝒂𝒓𝒕𝒆𝒓𝒊𝒂𝒍 𝒏𝒐𝒓𝒎𝒂𝒍. 𝑷𝒖𝒆𝒅𝒆 𝒐𝒄𝒂𝒔𝒊𝒐𝒏𝒂𝒓 𝒄𝒐𝒎𝒑𝒍𝒊𝒄𝒂𝒄𝒊𝒐𝒏𝒆𝒔 𝒔𝒆𝒓𝒊𝒂𝒔, 𝒊𝒏𝒄𝒍𝒖𝒔𝒐 𝒎𝒐𝒓𝒕𝒂𝒍𝒆𝒔, 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒍𝒂 𝒎𝒂𝒅𝒓𝒆 𝒚 𝒆𝒍 𝒃𝒆𝒃𝒆́, 𝒍𝒐 𝒄𝒖𝒂𝒍, 𝒆𝒔 𝒓𝒊𝒆𝒔𝒈𝒐𝒔𝒐 𝒕𝒂𝒏𝒕𝒐 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒍𝒂 𝒎𝒂𝒅𝒓𝒆 𝒄𝒐𝒎𝒐 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒆𝒍 𝒃𝒆𝒃𝒆́ 𝒑𝒐𝒓 𝒍𝒂𝒔 𝒂𝒍𝒕𝒂𝒔 𝒅𝒆 𝒑𝒓𝒆𝒔𝒊𝒐́𝒏).

Dentro de la poca información que se manejó en su momento Ninoscka y la familia sabían que ella no debía tener un parto normal si su presión estaba alta.

El día 31 de diciembre llegó hasta el Hospital de #Vallenar, preocupada porque no sentía a su bebé, fue así que quedó hospitalizada, mientras era monitoreada por el cuerpo médico a cargo.

Le indujeron el parto, desde el día 31 hasta el día 04 de enero, a alguien que sufría preclamsia, a alguien que le escribía a la familia que su bebé estaba con taquicardia, que dilataba poco, que sentía mucho dolor, pero las ansias de tener pronto a su Helena en brazos, la hizo aguantar, ser paciente, escuchar y creerles a los doctores cuando le decían «ES NORMAL, ES PORQUE ERES PRIMERIZA».

El día domingo 02 de enero, Ninoscka comenzó con hemorragia, pidió ayuda, le escribió a su ginecólogo particular preguntando si era normal, por motivos personales no fueron atendidos esos mensajes, mientras que todo seguía igual, seguían induciendo el parto natural el personal el Hospital Provincial del Huasco.

El día martes 04 de enero, Ninoscka logró tener a su bebé, parto normal, pero su cuerpo cansado por más de 4 días en labor de parto falleció.

Al hacer público el caso mediante redes sociales, la familia se ha enterado de más detalles que confirman la negligencia asesina del Hospital de Vallenar: «𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒔𝒆𝒑𝒂𝒓𝒂𝒅𝒂 𝒑𝒐𝒓 𝒂𝒒𝒖𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒑𝒂𝒓𝒆𝒅 𝒅𝒆 𝒗𝒊𝒅𝒓𝒊𝒐 𝒈𝒓𝒊𝒕𝒂𝒃𝒂 𝒄𝒐𝒏 𝒅𝒐𝒍𝒐𝒓 𝒚 𝒅𝒆𝒔𝒆𝒔𝒑𝒆𝒓𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏, 𝒚𝒐 𝒍𝒆 𝒅𝒊𝒋𝒆 𝒂 𝒎𝒊 𝒎𝒂𝒕𝒓𝒐𝒏𝒂 𝒒𝒖𝒆 𝒆𝒔 𝒍𝒐 𝒒𝒖𝒆 𝒍𝒆 𝒑𝒂𝒔𝒂𝒃𝒂 𝒑𝒐𝒓𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒖𝒔 𝒈𝒓𝒊𝒕𝒐𝒔 𝒏𝒐 𝒆𝒓𝒂𝒏 𝒏𝒐𝒓𝒎𝒂𝒍𝒆𝒔 (…) 𝑬𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒆́ 𝒂 𝒐𝒕𝒓𝒂 𝒎𝒂𝒕𝒓𝒐𝒏𝒂 𝒅𝒆𝒄𝒊𝒓 𝒒𝒖𝒆 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒇𝒂𝒍𝒕𝒂𝒃𝒂 𝒒𝒖𝒆 𝒃𝒂𝒋𝒆 𝒔𝒖 𝒄𝒂𝒃𝒆𝒛𝒂 𝒑𝒆𝒓𝒐 𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒍𝒆 𝒅𝒆𝒄𝒊́𝒂 𝒎𝒆 𝒅𝒖𝒆𝒍𝒆 𝒎𝒖𝒄𝒉𝒐 𝒎𝒆 𝒗𝒐𝒚 𝒂 𝒎𝒐𝒓𝒊𝒓. 𝑵𝒖𝒏𝒄𝒂 𝒐𝒍𝒗𝒊𝒅𝒂𝒓𝒆́ 𝒂𝒒𝒖𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒇𝒓𝒂𝒔𝒆 𝒒𝒖𝒆 𝒆𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒆́. 𝑳𝒖𝒆𝒈𝒐 𝒍𝒂 𝒊𝒏𝒈𝒓𝒆𝒔𝒂𝒓𝒐𝒏 𝒂 𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒄𝒐𝒏 𝒐𝒕𝒓𝒐𝒔 𝒅𝒐𝒄𝒕𝒐𝒓𝒆𝒔 𝒑𝒐𝒓𝒒𝒖𝒆 𝒍𝒐𝒔 𝒎𝒊́𝒐𝒔 𝒆𝒓𝒂𝒏 𝒑𝒓𝒊𝒗𝒂𝒅𝒐𝒔. 𝑫𝒆 𝒓𝒆𝒑𝒆𝒏𝒕𝒆 𝒆𝒓𝒂 𝒖𝒏𝒂 𝒍𝒐𝒄𝒖𝒓𝒂 𝒕𝒐𝒅𝒐𝒔 𝒄𝒐𝒓𝒓𝒊́𝒂𝒏 𝒚 𝒈𝒓𝒊𝒕𝒂𝒃𝒂𝒏. 𝑴𝒊 𝒑𝒂𝒓𝒆𝒋𝒂 𝒅𝒊𝒋𝒐 ¡𝑫𝒊𝒐𝒔 𝒂𝒏𝒅𝒂 𝒂𝒍𝒈𝒐 𝒎𝒂𝒍 𝒄𝒐𝒏 𝒍𝒂 𝒏𝒊𝒏̃𝒂!. 𝑻𝒐𝒅𝒐𝒔 𝒄𝒐𝒓𝒓𝒊́𝒂𝒏 𝒅𝒆 𝒖𝒏 𝒍𝒂𝒅𝒐 𝒂 𝒐𝒕𝒓𝒐, 𝒎𝒖𝒄𝒉𝒂𝒔 𝒑𝒆𝒓𝒔𝒐𝒏𝒂𝒔 𝒍𝒍𝒆𝒈𝒂𝒃𝒂𝒏 𝒂 𝒑𝒂𝒓𝒕𝒐 𝒂 𝒔𝒐𝒍𝒖𝒄𝒊𝒐𝒏𝒂𝒓 𝒂𝒍𝒈𝒐. 𝑳𝒐𝒔 𝒍𝒂𝒕𝒊𝒅𝒐𝒔 𝒅𝒆𝒍 𝒃𝒆𝒃𝒆́ 𝒔𝒆 𝒆𝒔𝒄𝒖𝒄𝒉𝒂𝒃𝒂𝒏 𝒆𝒏 𝒑𝒓𝒆 𝒑𝒂𝒓𝒕𝒐, 𝒚𝒐 𝒄𝒐𝒏 𝒎𝒊 𝒃𝒆𝒃𝒆́ 𝒆𝒏 𝒃𝒓𝒂𝒛𝒐𝒔 𝒅𝒆𝒄𝒊́𝒂 ¡𝒐𝒋𝒂𝒍𝒂́ 𝒆𝒔𝒕𝒆 𝒕𝒐𝒅𝒐 𝒃𝒊𝒆𝒏! 𝑷𝒆𝒓𝒐 𝒂𝒍𝒈𝒐 𝒆𝒏 𝒎𝒊 𝒎𝒆 𝒅𝒆𝒄𝒊́𝒂 𝒒𝒖𝒆 𝒏𝒐. 𝑳𝒖𝒆𝒈𝒐 𝒕𝒊𝒑𝒐 9:00 𝒎𝒆 𝒆𝒏𝒗𝒊𝒂𝒓𝒐𝒏 𝒂 𝒎𝒊 𝒉𝒂𝒃𝒊𝒕𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏 𝒂𝒍 𝒑𝒂𝒔𝒂𝒓 𝒑𝒂𝒓𝒂 𝒑𝒆𝒏𝒔𝒊𝒐𝒏𝒂𝒅𝒐 𝒗𝒊 𝒍𝒂 𝒎𝒂𝒅𝒓𝒆 𝒚 𝒑𝒂𝒓𝒆𝒋𝒂 𝒅𝒆 𝑵𝒊𝒏𝒐𝒔𝒄𝒌𝒂 𝒔𝒆𝒏𝒕𝒂𝒅𝒐𝒔 𝒇𝒖𝒆𝒓𝒂 𝒅𝒆 𝒍𝒂 𝑼𝑪𝑰 𝒄𝒐𝒏 𝒎𝒖𝒄𝒉𝒂 𝒑𝒆𝒏𝒂 𝒍𝒐𝒔 𝒎𝒊𝒓𝒆́ 𝒚 𝒆𝒍𝒍𝒐𝒔 𝒂 𝒎𝒊, 𝒍𝒆 𝒑𝒓𝒆𝒈𝒖𝒏𝒕𝒆́ 𝒂 𝒎𝒊 𝒅𝒐𝒄𝒕𝒐𝒓 𝒑𝒐𝒓 𝒆𝒍𝒍𝒂 𝒏𝒐 𝒎𝒆 𝒅𝒊𝒋𝒐 𝒏𝒂𝒅𝒂 𝒔𝒐𝒍𝒐 𝒈𝒖𝒂𝒓𝒅𝒐́ 𝒔𝒊𝒍𝒆𝒏𝒄𝒊𝒐. 𝑯𝒐𝒚 𝒎𝒆 𝒆𝒏𝒕𝒆𝒓𝒐 𝒅𝒆 𝒕𝒖 𝒑𝒂𝒓𝒕𝒊𝒅𝒂 𝒚 𝒂𝒖𝒏𝒒𝒖𝒆 𝒏𝒐 𝒏𝒐𝒔 𝒄𝒐𝒏𝒐𝒄𝒆𝒎𝒐𝒔 𝒔𝒆𝒏𝒕𝒊́ 𝒕𝒖 𝒅𝒐𝒍𝒐𝒓, 𝒕𝒖 𝒅𝒆𝒔𝒆𝒔𝒑𝒆𝒓𝒂𝒄𝒊𝒐́𝒏, 𝒑𝒆𝒓𝒅𝒐́𝒏 𝒑𝒐𝒓 𝒏𝒐 𝒑𝒐𝒅𝒆𝒓 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂𝒓𝒕𝒆, 𝒑𝒆𝒓𝒅𝒐́𝒏 𝒑𝒐𝒓 𝒏𝒐 𝒑𝒆𝒅𝒊𝒓 𝒂𝒚𝒖𝒅𝒂 𝒑𝒐𝒓 𝒕𝒊❞, detalla el testimonio de la paciente que estaba ahí.

“Mi Ninoscka nunca habló duro, golpeado ni exigió respuestas, solo entregó su confianza con la finalidad de tener paz en este proceso tan hermoso para ella y totalmente deseado.

Debemos entender que el nivel de vulnerabilidad que se vive en estas condiciones, va más allá de la lógica, el cuerpo experimenta dolores, miedos y ansias, nada suena lógico después que se recopila toda la información.

Espero que hayan leído todo, que nos ayuden a seguir compartiendo, por nuestra Nino, por su bebé Helena, por un padre que deberá afrontar solo este proceso, lleno de pena y dolor. Por una madre y padre que lloran a su hija el día que debía ser celebrado, nadie nos la devolverá, pero servirá para que a otra mujer no le ocurra”, concluye la familia.

Tras la publicación en redes sociales sobre este lamentable caso, decenas de mujeres han comentado que la violencia obstétrica (aquélla que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado) en el Hospital de Vallenar es reiterado y masivo porque ellas han sido víctimas. el cual incluye burlas, gritos, prisas, acoso, abuso físico como golpes o presiones, etc.

  FUENTE EL NOTICIERO DEL HUASCO
Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: