Escuche este artículo

El Hospital Provincial del Huasco implementó un área de tránsito dentro de la Unidad de Neonatología, para en el caso que sea necesario recibir a pacientes pediátricos con Síndrome Inflamatorio Multisistémico, también conocido como PIMS por sus siglas en inglés (Pediatric Inflamatory Multisistemic Syndrome).

El director del Hospital Provincial del Huasco (HPH), Juan Pablo Rojas, señaló que “hemos desarrollado un trabajo en conjunto con los especialistas, quienes han determinado una seri de protocolos y pesquisas, en caso de pacientes que tengan la afección de PIMS. Hemos movilizado equipamiento de última generación para atender pacientes de manera ventilatoria, también establecer los protocolos correspondientes para generar la derivación hacia un centro de mayor complejidad cuando corresponda”.

La implementación del área ya se comenzó a implementar dentro de las estaciones de la Unidad de Neonatología, y ante esto el jefe del Servicio de Pediatría, pediatra Juan Carlos Zúñiga, señaló que “a raíz de la epidemia de covid han aparecido en Chile y el mundo casos de PIMS. Esta enfermedad como es relativamente nueva, la estadística dice que cuando aumentan los casos de Covid, que es lo que está ocurriendo deberían aparecer casos. Tomando las precauciones de esto, hemos decidido implementar en la Unidad de Recién Nacidos, una sala para atender a estos niños siendo desde lactantes hasta niños mayores y coordinando con las unidades que corresponden”.

Entre las medidas de coordinación que se tomaron, destaca la creación de un protocolo que permite agilizar la atención de estos casos en las unidades correspondientes, como Unidad de Medicina Física, Unidad de Paciente Crítico (UPC), Laboratorio, Enfermería, la UPC de Coquimbo que sería el centro de derivación para atender estos casos.

“Estos casos serían de tránsito, porque no somos una unidad especializada pediátrica. La idea es  estabilizarlo y que esté en las mejores condiciones para trasladar a la brevedad”, dijo Zuñiga.

“La recomendación dice que si un paciente está grave, debe ser trasladado a una unidad especializada pediátrica. Nuestra misión es estabilizarlo y mantenerlos en las mejores condiciones posibles”, afirmó Zuñiga.

PIMS

Los principales síntomas asociados a este cuadro son fiebre, síntomas digestivos o dolor abdominal intenso, cambio de coloración o manchas en la piel, boca u ojos. En algunos casos también pueden presentar vómitos, diarrea, edemas, conjuntivitis sin secreción, entre otros.

Para su diagnóstico, el especialista enfatiza en que es muy relevante conocer los antecedentes del menor, sobre todo para confirmar si este estuvo contagiado de coronavirus o fue contacto estrecho de algún familiar que lo tuvo.

Es muy importante detectar este cuadro precozmente, porque habitualmente, cuando se realiza un tratamiento temprano, los niños responden de manera satisfactoria al tratamiento, logrando una rápida recuperación.