Escuche este artículo
Hace algunos días la Comisión de Evaluación Ambiental aprobó la declaración de impacto ambiental de la planta de tratamiento de aguas servidas de San Pedro, lo que vendría a solucionar una larga problemática que están viviendo los pobladores de dicho sector al norte de Copiapó. Sin embargo, desde la Empresa Amffal, a cargo de estos trabajos, aseguran que no pondrán en marcha la planta, ya que el Gobierno Regional aún no pagan los dineros adeudados.
Así lo aseguró  el Gerente General de la empresa Amffal, Sebastián Pino Labarca: “Nosotros no somos políticos, somos empresarios, y necesitamos recuperar estos dineros que tenemos invertidos en la construcción de la planta de San Pedro, si presentamos una demanda, esto irá a parar al Consejo de Defensa del Estado, y esto va a tomar años para resolverse. Hemos sido responsables, terminamos la planta con estándares altos, con tecnología y eficiencia en Atacama”. “La planta ha sido cuestionada y jamás la han ido a visitar, han ido sólo los organismos evaluadores, pero representantes de autoridades gubernamentales como Intendente, Gobernador, no se han acercado a ver la construcción, la materialidad, y las condiciones en las cuáles está construida la planta”, aseguró.
Pino fue más claro aún, y manifestó que si el Gobierno Regional mantiene la deuda económica, sería imposible poner en marcha la planta: “Lamentablemente nosotros no podemos poner en marcha la planta hasta que se nos pague, ya que necesitamos el capital que se nos debe para seguir funcionando, llamamos a la autoridad para que den rapidez a esta situación, a nosotros como empresa no se nos ha pagado, eso está pendiente y es resorte del Gobierno Regional”.
“Indirectamente hemos pagado un costo político por esta situación, no tenemos participación política, pero nos hemos visto afectados, hemos pagado una serie de impuestos, el llamado al Gobierno es que esto no le pase a otra empresa local”, subrayó.
CRÍTICA AL MUNICIPIO
Uno de los aspectos que se comenta entre pasillos políticos, es que el mantenimiento mensual de la planta de tratamiento de aguas servidas sería bastante elevado, de aproximadamente 30 millones de pesos, sin embargo el Gerente General de la empresa Amffal, Sebastián Pino Labarca, desmintió tal situación, manifestando que: “El costo de la mantención y operación mensual de la planta de tratamiento de aguas servidas es de 9 millones de pesos, aquí se deben incluir los insumos químicos, energía etc, sin embargo el Alcalde de Copiapó Marcos López piensa que el costo de mantenimiento es cercano a los 30 millones de pesos, pero eso no es así, y este es el motivo que el Alcalde no ha gestionado la recepción del terreno”.
“El llamado al municipio es darle mayor fluidez y la puesta en marcha de la planta, la idea es que trabajemos todos en conjunto, hay mucha distancia en los 30 millones de pesos que ellos creen que cuesta el mantenimiento, versus los 9 millones que realmente sale mantener mensualmente la planta”, planteó.
Pino aseguró al respecto que: “Actualmente se sacan con camiones las aguas servidas del villorrio, y esa gestión bordea los 14 millones de pesos mensuales, es decir el municipio gasta más dinero en eso, que entregarle una solución definitiva a los habitantes de San Pedro”, y agregó: “Creemos que existe un desconocimiento por parte del municipio al respecto, de hecho a nosotros como empresa no nos han invitado a participar de las mesas de trabajo con la gente de San Pedro, y donde se supone todos debemos manejar una misma información”.
Además se estableció que la empresa Amffal tuvo que hacer de titular de un proyecto donde no  correspondía hacer cabeza ante el Servicio de Evaluación Ambiental, donde se realizaron charlas y participación ciudadana, trámites que se le exigía a la empresa, desde donde aseguran que esa situación no les pertenecía, pero que de igual modo llevaron a cabo.
Pino apuntó además, al evidente error que pretende plantear el municipio y autoridades regionales, al pretender que siga funcionando la actual planta del villorrio: “Esa planta cuenta con los estándares que se exige y además está totalmente colapsada, esa planta le daría solución solo a 40 familias, además se encuentra frente a un jardín infantil, causando una serie de problemas de salud”.
“Serán sólo algunas casas, pero el resto de la comunidad no tiene la posibilidad de conectarse a esa planta, y en la actualidad se encuentran con pozos negros, las aguas servidas hoy se les sale por los sanitarios, los wc, lavamanos, y existe un problema grave de olores, ratones, por eso no se entiende que el municipio gaste más dinero en solucionar ese problema, teniendo una mejor solución en sus manos”.
Fuente El Chañarcillo