Escuche este artículo
La investigación por asignaciones que el Senado provee mes a mes a todos los expresidentes de la República, no voló. El año pasado llegó hasta la Fiscalía de Valparaíso una denuncia solicitando investigar por qué los expresidentes de la República reciben asignación por concepto de traslado en un tiempo de pandemia.
Desde que Patricio Aylwin dejó el poder, la Constitución consagra una dieta y asignaciones para que los exmandatarios perciban ingresos y mantengan oficinas después de sus mandatos. Hoy, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet reciben mes a mes $7 millones bruto por concepto de dieta, reembolsos por mantención de oficina y traslados. Esto en forma vitalicia. En total se han registrado gastos de hasta $16 millones en un mes por presidente.
Pero la causa no posee asidero jurídico y no se configura un delito de malversación de caudales públicos porque los expresidentes, según la Constitución, pueden percibir estas asignaciones a todo evento. Así lo confirma el fiscal adjunto de la fiscalía de Valparaíso, Claudio Rebeco, a cargo de esta indagatoria, quien adelanta que a la causa se le pondrá término. “A partir de varias diligencias -dice el persecutor-, la fiscalía pudo establecer que la asignación de traslación que perciben los expresidentes de la República junto a la dieta, está regulada como un pago a todo evento, no está sujeta, por tanto, a rendición de cuentas, no hay obligación de justificar los cargos realizados en esa asignación. En ese escenario normativo, no podría la verdad prosperar una imputación penal por malversación, de modo tal que la fiscalía está estudiando y analizando la forma de poner término a esta investigación”. Fuentes ligadas a la bancada de senadores DC explican que durante enero pasado había inquietud por el destino de esta causa, luego de que el Ministerio Público consultara a través de un oficio si los expresidentes habían restituido fondos pagados por concepto de traslados.

En el oficio de respuesta, el Senado señaló que Ricardo Lagos había devuelto, pero que Eduardo Frei hasta el -29 de enero- no lo había hecho. Según información que consta en la investigación, Lagos -sin norma que lo exija- devolvió cerca de $6 millones que le fueron proporcionados por esa asignación, mientras que el monto pagado a Frei por mismo concepto, asciende a cerca de $7 millones. The Clinic consultó al entorno del ex mandatario DC sobre estas devoluciones sin obtener respuesta.

En el caso de Michelle Bachelet, no ha recibido este dinero desde que en febrero 2020 solicitó al Senado dejar de percibirlo. Sebastián Piñera, en tanto, recibió dieta y asignaciones mientras fue ex presidente -entre 2014 y 2018-, pero luego de ser investido otra vez como Mandatario, perdió esa calidad y hoy no se le paga .