Escuche este artículo

La iniciativa fue licitada en 2020 por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a través del Servicio de Vivienda y Urbanización (SERVIU), resultando elegida para realizar la labor la Dirección de Extensión y Servicios Externos de la Universidad Católica y su equipo de expertos, liderado por el destacado geógrafo y académico, Marcelo Lagos, siendo supervisada por la Unidad de Asentamientos Precarios del SERVIU.

El proyecto nace de la preocupación del Gobierno por el asentamiento de familias en sectores que representan un peligro para la vida, ya que las construcciones irregulares pueden estar establecidas en quebradas o lugares con riesgo de desastre.

En esta línea, la Gobernadora de la Provincia de Copiapó, Paulina Bassaure, expresó que “lamentablemente muchas familias en este sentido han ocupado zonas que son de mucho riesgo que nosotros lo sabemos, intuitivamente, con los conocimientos, sabemos que están al lado de quebradas, una serie de cosas. Pero, cuando podemos realizar estudios serios, profesionales y sobre todo a través de este proyecto que se está llevando de la mano junto con el equipo de la Universidad Católica y SERVIU, podemos tomar decisiones que es el objetivo, qué hacemos para generar obras que nos permitan mitigar los riesgos que viven las familias en la ciudad de Copiapó”.

Durante su intervención, el SEREMI MINVU, Pedro Ríos, coincidió con el análisis realizado por la Gobernadora Bassaure, expresando que “para nosotros como ministerio todo lo que es tema de campamentos, temas de relocalizar, temas de asentar, son muy importantes. Copiapó tiene la mayor tasa de asentamiento y cantidades de tomas en lugares, que son del fisco, en zonas de riesgo donde estamos esperando contar con un instrumento que nos permita tomar decisiones e ir generando una planificación con respecto a estos terrenos”.

Por su parte, el Director SERVIU Atacama, Rodrigo Maturana, destacó la componente social “en que hay una constante comunicación con los dirigentes, de manera de ponerlos en conocimiento del riesgo en que están, de lo que estamos haciendo, de lo que estamos estudiando, pero también que tomen conciencia que en estos momentos saber de una comunicación directa con ellos en relación a que su situación es compleja. Por lo tanto, ellos tienen que estar conscientes de lo que están en este momento viviendo es una situación de riesgo”.

Precisamente, la dirigente Gabriela Merino del campamento 6 de agosto, se mostró muy interesada en participar de las reuniones y que la comunidad que representa esté al tanto de los resultados, manifestado la voluntad de “apoyar, trabajar con SERVIU, con la señorita Lais Pinto (profesional del equipo), entregar todas las informaciones que me den. Y todo el campamento está en conocimiento de lo que se está trabajando, y solo esperar los resultados que nos dirán sobre nuestros campamentos, si están en riesgo o no”.

En relación al trabajo en terreno, el jefe del proyecto, geógrafo y académico, Marcelo Lagos, sostuvo que se encuentran como equipo analizando los riesgos, lo que implica comprender el comportamiento de la amenaza existente, en este caso de remociones en masa, aluviones e inundaciones.

“Estamos evaluando periodos de retorno de 10, 30 a 100 años. Independiente de ello, como se mencionaba, el cambio climático nos juega un poco de incertidumbre ante los escenarios… En este momento, lo que hemos realizado a la fecha, ya que este estudio partió a finales del año pasado, hemos tenido numerosas reuniones técnicas con el SERVIU, su director y equipo. Hemos tenido trabajo de terreno donde estamos muestreando una serie de parámetros necesarios para alimentar las metodologías que nos van a permitir espaciar, mapear el comportamiento de estos peligros… En este minuto, nosotros tenemos en Copiapó equipo del servicio aereofotogramético que está corrigiendo y levantando puntos topográficos para precisar la georreferenciación de fotografías aéreas que fueron levantadas en enero pasado”, detalló el destacado profesional.

El encargado de la Unidad de Asentamientos Precarios de SERVIU, Christian Chandía, indicó que uno de los temas más importantes del estudio, desde el punto de vista social, es que las familias comprendan que la variable de riesgo debe estar presente en sus prioridades, ya que por otras situaciones que les preocupan no la consideran.

La psicóloga, y parte del equipo consultor, Lais Pinto de Carvalho, está precisamente a cargo de la materia, de conversar con las comunidades y explicarles, entre otras cosas, los riesgos y amenazas existentes.

“Hemos comenzado actividades iniciales de acercamiento presentando los objetivos generales del estudio. Y en las próximas semanas vamos a dar inicio a las actividades de producción de datos con la comunidad, entonces haremos entrevistas con dirigentes, con diferentes actores y actrices, realización de cuestionarios con toda la población que habita en los asentamientos para conocer su percepción de riesgo, sus modos de vida, y sus principales problemáticas”, precisó la profesional.

La realización del Estudio de Riesgo y Amenazas Naturales en Campamentos de Copiapó inició en noviembre de 2020 y culminará en agosto del presente año, brindando herramientas precisas al MINVU para adoptar metodologías de trabajo que tiene como último objetivo resguardar la vida de las familias que viven en asentamientos precarios.