Si deseas escuchar la noticia, haz click AQUÍ
  • Los establecimientos educacionales, con entorno rural, de Caldera, Tierra Amarilla y Copiapó, recibirán asesoramientos, información y visitas técnicas de especialistas y profesionales.

Con el objetivo de trabajar en equipo, para que estudiantes y comunidades educativas se vinculen directamente con el trabajo y las prácticas que se desarrollan en las huertas ubicadas en sectores rurales de la provincia de Copiapó, por cierto, para incluirlas en las aulas de clases y posteriormente en las mallas curriculares, el Servicio Local de Educación Pública (SLEP) de Atacama y la Asociación de Productores y Exportadores Agrícolas del Valle de Copiapó (APECO) firmaron un convenio de colaboración.

El documento tiene una vigencia de 3 años, a partir de la firma suscrita por ambas partes. Sin embargo, antes de la finalización de este plazo, el SLEP de Atacama y A.P.E.C.O., podrán acordar unánimemente la prórroga por un período máximo de 2 años más.

El convenio establece el trabajo que ejecutará la A.P.E.C.O., particularmente en las escuelas que conviven con entornos rurales y que pertenecen al SLEP de Atacama; como son la Escuela José Joaquín Vallejos, de Caldera; la Escuela San Pedro, de Copiapó; la Escuela Hornitos, la Escuela San Antonio, la Escuela de Concentración Fronteriza Los Loros, la Escuela Amolanas, la Escuela Básica Rural Jaime Prohens y la Escuela Paul Harris, de Tierra Amarilla; por medio de asesoramientos, intercambios de información y visitas técnicas.

Tras firmar el convenio, Pedro Lagos Arancibia, director ejecutivo (S) del SLEP de Atacama, argumentó que “en el marco del proceso de cambios estructurales que vive el país y, particularmente en materia de educación, como SLEP hemos asumido el desafío e iniciado el camino que forjará los cimientos, el desarrollo y la ejecución de un nuevo rumbo, para hacer de la educación pública, una obra más justa, equitativa, integral, desarrollada y pluralista en el territorio. No obstante, para lograr este anhelo, necesitamos el apoyo de todos y todas, de las familias, de la comunidad escolar, de los servicios públicos, de la empresa privada y de las organizaciones sociales”.

“La única manera de lograr los objetivos establecidos en nuestro Plan Estratégico Local, en el Plan Estratégico Anual y los objetivos establecidos en la Primera Estrategia Nacional de Educación Pública, es trabajando con unidad, diálogo y colaboración. Por tal motivo, es que asumimos este compromiso, agradeciendo a la A.P.E.C.O., esta oportunidad que nos brindan de trabajar en equipo, por y para nuestros estudiantes”, agregó Lagos Arancibia

Por su parte, Lina Arrieta Herrera, ex presidenta de la A.P.E.C.O., y responsable del proyecto de desarrollo de las huertas escolares sustentables en nueve escuelas rurales de dicha provincia (de las cuales, 8 son del SLEP de Atacama), declaró que “como asociación gremial nos hemos comprometido para poder desarrollar y fomentar en las y los estudiantes, el amor por la tierra, mejorar sus aprendizajes, mejorar la alimentación y por otro parte, llevar la huerta del colegio a la casa y ¿por qué no soñar en el futuro?, que se transforme en una huerta comunitaria”.

“Hemos firmado un convenio que nos tiene comprometidos. El director subrogante sostuvo que su labor como SLEP es apoyar a los establecimientos educacionales para que hagan realidad sus proyectos educativos, rescatando la identidad, la cultura y la pertinencia local. Todo esto nos da sentido, considerando el entorno que tienen las escuelas rurales. Un entorno colindante con la agricultura. Que mejor que los niños y niñas, que ven este desarrollo agrícola, lo hagan parte de ellos mismos, aprendan a cultivar y a tener contacto con la naturaleza y los alimentos. En esta apuesta, del desarrollo de las nueve escuelas rurales vamos a tener un impacto en la matricula actual de los niños. Son 845 estudiantes”, precisó Arrieta.

Es importante valorar y destacar a los asociados de A.P.E.C.O., quienes además son contiguos a los establecimientos educacionales mencionadas y han decido apadrinar escuelas. Respecto de aquellos establecimientos que son del SLEP de Atacama, Lina Arrieta afirmó que “la Escuela José Joaquín Vallejos fue apadrinada por Agro María Isabel Limitada; la Escuela de San Pedro fue apadrinada por Atacama Aceitunas Limitada, Agrícola Hidronorte Limitada y Nueva Atacama; la Escuela Paul Harris fue apadrinada por la Frutícola y Exportadora Atacama; la Escuela de Hornitos fue apadrinada por Nort Frut y AMFFAL; la escuela de Concentración Fronteriza Los Loros, fue apadrinada por Agrícola El Fuerte Limitada, Agrícola Terra Vita y Agrícola Tres Soles, la Escuela San Antonio fue apadrinada por Agrícola UAC Limitada y AMFFAL; mientras que la Escuela Amolanas fue apadrinada por Agrícola UAC Limitada y la Escuela Básica Rural Jaime Prohens, fue apadrinada por Agrícola Bauzá Limitada y Agrícola Valleguei”.

“Queremos hacer esto muy bien, para que podamos demostrar que los niños y niñas que tienen huertos escolares pueden trabajan con la agricultura, con la naturaleza y aprender a cultivar y consumir alimentos de manera saludable. Buscamos que el Ministerio de Educación pueda recoger esto como una política pública en el futuro”, concluyó la responsable del “Proyecto Educativo de Huertas Escolares Sustentables” en la provincia de Copiapó.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: