Escuche este artículo

Desde recientes días, Reino Unido sufre escasez de gasolina en miles de estaciones. La Asociación de Minoristas de Gasolina advirtió que hasta dos tercios de sus casi 5.500 puntos de venta independientes se han quedado sin combustible. Mencionan también que el resto de están «parcialmente secos y agotándose pronto».

Este anunció desató a los automovilistas. Largas filas discusiones entre compradores son parte de las reacciones que llegaron desde el sábado 25 de septiembre. La mayoría busca llenar su tanque y abastecerse para varios días.

Una las razones de la escasez es la falta de camioneros. La industria del transporte del Reino Unido menciona falta de decenas de miles de obreros. Señalan que es una combinación de tres factores: la pandemia del coronavirus; una fuerza laboral que envejece; y trabajadores extranjeros que migraron tras los cambios en las leyes por el ‘Brexit’.

El presidente de la asociación, Brian Madderson, mencionó que la escasez de gasolina también era el resultado de «compras de pánico, pura y simplemente». «Hay mucho combustible en este país, pero está en el lugar equivocado para los automovilistas», dijo a la BBC. «Todavía está en las terminales y las refinerías».

El caos fue tal que, en una gasolinera de Londres, la policía tuvo que intervenir. Esto fue después de que estalló una pelea en la que un hombre de nombre no identificado golpeara a otro comprador.

¿Una solución?

Después de la creciente presión, el gobierno del Reino Unido anunció el sábado que emitirá miles de visas de emergencia a conductores de camiones extranjeros. El propósito es evitar que en el invierno haya escasez, no sólo de gasolina, sino de cientos de productos que dependen de ello. El gobierno dijo que emitirá 5.000 visas de tres meses para camioneros a partir de octubre y otras 5.500 para trabajadores avícolas.

Los grupos de la industria dieron la bienvenida al nuevo plan de visas, aunque el Consorcio Minorista Británico dijo que era «demasiado poco, demasiado tarde». Ruby McGregor-Smith, presidenta de la Confederación de la Industria Británica, dijo que el anuncio es «equivalente a arrojar un dedal de agua a una hoguera». Otros grupos señalan que sería necesarias 100 000 visas.