Inicio Noticias Internacional Escalada de violencia en el conflicto israelí-palestino

Escalada de violencia en el conflicto israelí-palestino

La escalada de violencia entre israelíes y palestinos de esta semana ya ha dejado al menos 35 muertos en la Franja de Gaza, varios de ellos niños, y otros cinco en Israel.

Los palestinos fallecieron víctimas de los bombardeos en Gaza de las fuerzas militares de Israel en respuesta al lanzamiento de cohetes desde ese territorio.

Según informó el Ministerio de Salud palestino, 12 de los muertos eran menores de edad y seis de ellos murieron durante un mismo impacto.

Fuentes médicas israelíes, por su parte, confirmaron cinco víctimas mortales tras los ataques en Tel Aviv, Ashkelon y Lod.

En esta última ciudad, el gobierno decretó el estado de emergencia ante numerosos disturbios en los que manifestantes quemaron carros y neumáticos.

Uno de los ataques israelíes destruyó un edificio de 13 plantas en Gaza que pudo ser evacuado una hora y media antes.

La torre Hanadi, el edificio derribado, albergaba, según Israel, varias oficinas utilizadas por el grupo militante palestino Hamás.

Hamás informó que había lanzado al menos 130 cohetes contra la ciudad israelí de Tel Aviv, que se suman a los más de 400 que llevaba disparados desde el lunes.

El movimiento islamista -que controla la Franja de Gaza- había amenazado con atacar Israel luego de que más de 300 palestinos resultaran heridos en enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, donde se encuentra la de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes.

Los disturbios en la Explanada de las Mezquitas llegaron luego de varios días de choques entre la policía israelí y manifestantes palestinos que han estado protestando contra los planes del gobierno israelí para desalojar a algunas familias de sus casas en el barrio de Sheij Jarrah de Jerusalén.

Fuentes del gobierno israelí aseguraron que en los bombardeos habían matado a al menos 15 militantes de Hamás.

Fuentes de Hamás aseguraron a la BBC que el comandante de las Brigadas de Ezzeldin Al-Qassam, Mohammed Abdullah Fayyad, había perecido en los ataques.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, afirmó que Hamás había “cruzado una línea roja” y que su gobierno respondería “con gran fuerza”.

 

BBC MUNDO

- PUBLICIDAD -