Escucha el texto aquí

La policía le ha encontrado a más de 1.000 kilómetros del lugar en el que se le vio por última vez

La policía del condado de Summit, en Utah, ha encontrado a Connerjack Oswalt un joven con autismo que había desaparecido hace tres años en el norte de California, a más de 1.000 kilómetros de distancia.

Los agentes recibieron un aviso de un vecino que había visto a un hombre durmiendo en una estación de servicio a unos 40 km de Salt Lake City, la capital de Utah. Cuando la policía se personó en el lugar ofreció al joven sentarse dentro del vehículo a calentarse mientras le identificaban. En un primer momento no quiso desvelar su identidad, pero posteriormente dejó que le tomasen las huellas dactilares.

Al hablar con el joven los agentes vieron que se comunicaba de una manera diferente y, al contrastar los datos, descubrieron que se trataba de Oswalt, quien había desaparecido en 2019 cuando tenía 16 años.

Según la policía, el joven tenía un «historial de fugas». La última vez que se le había visto fue a más de diez horas y media en coche del lugar en el que apareció. Los agentes comprobaron que la imagen del desaparecido coincidía con el del joven.

Tras esta comprobación visual, las autoridades se pusieron en contacto con la madre quien dijo que su hijo tenía una marca de nacimiento en el cuello que también tenía la persona aparecida en la gasolinera.

Para concluir con la identificación se desplazaron hasta el lugar el padrastro y el abuelo del joven, que ahora tiene 19 años, para identificarlo en persona.

La investigación acerca de dónde había estado todos estos años y cómo ha recorrido 1.000 kilómetros sigue abierta.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: