Escuche este artículo

Con 96 votos a favor, 18 en contra y 12 abstenciones la Cámara de Diputadas y Diputados despachó proyecto que establece nuevas regulaciones para quienes operan en los mercados financieros y de crédito. En la práctica, el loable espíritu del proyecto terminó siendo distorsionado por la necesidad de sacar de escena al incómodo Gino Lorenzini.

Este miércoles la Cámara de Diputadas y Diputados despachó el proyecto de ley -que uno de sus detractores denominó “Ley Mordaza”- con 96 votos a favor, 18 en contra y 12 abstenciones, luego de cinco años de tramitación.

El proyecto que busca establecer “nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades de los agentes de los mercados” ha estado sujeto a una serie de debates y preocupaciones, enfocadas especialmente en aquellas entidades y personas que asesoran cambios de fondos de AFP.

Sin embargo, la normativa va mucho más allá, imponiendo, tal como lo indica su nombre, exigencias al mercado financiero y sanciones a aquellos que incumplan ciertas reglas.

Los orígenes del proyecto

El proyecto fue ingresado por la expresidenta Michelle Bachelet al Senado durante su segundo gobierno en 2015. Hasta la actualidad éste ha pasado por una serie de modificaciones, por lo que cabe destacar que en un principio no se consideraron aspectos referentes a los fondos de pensiones.

En cuanto objetivo de este proyecto próximo a ser promulgado, corresponde a modificar las leyes Nº18.045 de Mercado de Valores Nº18.046, sobre sociedades anónimas, y de esta manera, generar mayor transparencia y regulación en las mismas.

Controversia en torno a la ley

En junio de 2020, el presidente Sebastián Piñera ingresó una indicación para regular dos aspectos del proyecto.

Una de estas indicaciones correspondía a regular asesorías previsionales, punto que se mantuvo en el texto y fue aprobado.

Asimismo, se ingresó otra indicación respecto de la prohibición de cambio de fondos adyacentes, el cual es el punto que tanta controversia ha generado y que la empresa dedicada a prestar asesorías en fondos de pensiones, Felices y Forrados, denominó como el “corralito de Piñera”. Sin embargo, este punto fue descartado de la ley.

Al respecto, el diputado Diego Ibáñez (CS) señaló en sus redes sociales que “se puede seguir cambiando de fondos y seguir recibiendo asesorías”.

“La confusión puede estar en que lo que hoy aprobamos es lo que salió de una comisión mixta, no lo que propuso el gobierno ni lo que se presentó hace 5 años”, precisó.

No obstante, lo que sí es cierto es que existe otro proyecto de ley ingresado por el Ejecutivo para regular el cambio de fondo de pensiones, el cual está aún siendo discutido en la comisión de Trabajo.

La dependencia de los asesores previsionales

Ante el eventual cierre de Felices y Forrados (como resultado de la puesta en marcha de esta ley), el cual tendría lugar a más tardar el 31 agosto de 2021, cabe destacar la relevancia de estas entidades en el contexto del actual y cuestionable sistema de las AFP.

En el año 2002, el expresidente Ricardo Lagos creó una comisión para introducir cambios en el sistema previsional.

Entre los articuladores de dicha comisión se encontraba el economista José Ramón Valente (Independiente cercano a Chile Vamos), quien fue ministro de Economía de Piñera hasta junio de 2019.

Como resultado, se creó la Ley 19.795 que modificó el D.L. 3.500, estableciéndose así el actual sistema de multifondos, bajo la premisa del derecho y de la libertad de elegir. De este modo, la o el afiliado puede optar entre los diferentes fondos para invertir sus ahorros previsionales.

Entre dichos fondos, se encuentran los de más riesgo, correspondientes al A y Bel fondo C, yfinalmente, los D y E, siendo estos dos últimos los más conservadores y “seguros”.

Sin embargo, ante la inexistencia de información y educación financiera apropiada para la ciudadanía, aquel concepto de libertad se veía bastante lejano a la realidad. En consecuencia, surgieron los denominados asesores previsionales como FyF, entidades que recomiendan a las y los afiliados qué fondo elegir dependiendo de la evolución de los mercados financieros.

De esta manera, se creó un escenario en que las jubilaciones podían depender de la astucia para captar rentabilidades. Proliferaron emprendimientos que recomendaban a las personas qué fondo era más conveniente en función del contexto financiero de un mes, semestre o trimestre determinado, estrategia denominada como market timing.

El Artículo N°180 y las acusaciones de Felices y Forrados

Otro de los puntos controversiales radica en las multas, las cuales de acuerdo con el artículo N°180 van desde las 20 hasta las 200 UTM, lo cual corresponde a entre $1 millón y $10 millones de pesos, aproximadamente.

Eliminaron la libertad de expresión de personas naturales (penas de cárcel y multas de $10 millones) por compartir cambios de fondo por cualquier medio, afectando la libertad de expresión de millones de chilenos”, denunció la asesora de Gino Lorenzini.

Sin embargo, no hay ningún punto de la ley que se refiera a penas de cárcel, sino que éstas ya estaban establecidas en el decreto del nuevo sistema de pensiones.

En cuanto a las multas, cuyo tope alcanza los $10 millones, quienes podrían arriesgar dicha sanción, corresponden a aquellas personas jurídicas o naturales que no se encuentren en el registro de entidades asesoras que crea la ley.

Podrán ser sancionados con multas de 20 hasta 200 unidades tributarias mensuales quienes actuaren como Entidad de Asesoría PrevisionalAsesores Previsionales, Entidad de Asesoría Financiera Previsional o Asesores Financieros Previsionalessin estar inscritos en el correspondiente registro, o cuya inscripción hubiere sido suspendida o eliminada, y los que a sabiendas les faciliten los medios para hacerlo”, señala el texto.

De esta manera, quienes no estén en este registro no podrán “arrogarse la calidad de Entidad de Asesoría Previsional, de Asesor Previsional, de Entidad de Asesoría Financiera Previsional o de Asesor Financiero Previsional, según corresponda”.

Regulación de la banca y el retail

En medio de la confusión sobre las implicancias de esta ley, considerando que ha sido un proyecto de larga data, los diputados del Frente Amplio, Giorgio Jackson (RD) y Gonzalo Winter (CS) publicaron hilos informativos en twitter sobre otros aspectos del proyecto.

De acuerdo con Jackson, uno de los puntos más trascendentes del proyecto corresponde al fin del cobro de intereses sobre intereses de mora en caso de impago de un préstamo, conocido como anatocismo.

Esto frena el abuso por parte de bancos y retail, sobre todo hacia quienes no llegan a fin de mes”, puntualizó el parlamentario.

Asimismo, Winter explicó que el proyecto tiene como objetivo “evitar nuevos escándalos financieros como La Polar o AC Inversions” y de esta manera “abordar el sobre endeudamiento que tiene asfixiadas a las familias chilenas, porque permitirá reducir los intereses que cobran banca y retail”, puesto que ya no se podrá cobrar interés sobre interés como señaló Jackson.

El proyecto tiene muchas cosas positivas como reducción de intereses, frenar abusos de la banca y retail, regulación de seguros que se ofrecen con los créditos o el denunciante anónimo para perseguir delitos financieros complejos”, precisó el diputado de Convergencia Social.

Respecto de las multas, Jackson precisó que “son exclusivamente para quienes, cobrando por el servicio y debiendo inscribirse, no estén en el registro”.

Winter fue enfático en señalar que debe frenarse “la desinformación”, puesto que “no es efectivo que esta norma implique una Ley Mordaza” o que “perjudique a los usuarios de empresas que cobran por asesorías” como FyF, “dado que el proyecto no impide a los cotizantes de AFP cambiarse libremente de fondos”.

Por su parte, Jackson finalizó señalando que, en este caso, la banca no ha ganado, y criticó las acciones de FyF en torno al proyecto.

“Hoy, una empresa sin regulación, usando un hashtag atractivo y popular, casi logró rechazar una ley que incluía normas resistidas por la banca, aseguradoras y retail”, aseveró.

Los límites de la libertad

Pese a lo señalado por Jackson y Winter, el ingreso de las indicaciones del ejecutivo respecto de los asesores previsionales se presta para sospechar de una vendetta contra Felices y Forrados.

La compañía llegó a tener tal popularidad que los cambios de multifondo pusieron en jaque al mercado financiero, en la medida en que los seguidores de FyF hacían caso de sus recomendaciones y provocaban alzas y caídas en determinados valores, ya fuesen las acciones de la bolsa, el mercado de renta fija (deuda pública o corporativa) o incluso el valor del dólar.

De esta manera quedó en evidencia que el sistema de multifondos ideado por Valente y vendido por el gobierno de Lagos como la gran panacea para elevar las pensiones, en realidad poco tenía que ver con la libertad de elección de los afiliados. Dicha libertad se tornaba incómoda en la medida en que se ejercía masivamente, al punto que el gobierno de Piñera llegó a pensar incluso en suprimirla, lo que finalmente no se concretó

Con la ley tal como está, el negocio de los asesores financieros está en entredicho, puesto que deberán compensar a los afiliados cuando sus recomendaciones provoquen pérdidas. Algo de lo que las AFP están exentas, pese a los numerosos y demostrables errores que cometen a la hora de invertir.