Escucha el texto aquí

Asegura que va en contra de la Constitución. El presidente del país,Arif Alvi, ha disuelto la Cámara Baja, por lo que se convocan nuevas elecciones

El Parlamento de Pakistán impidió este domingo votar la moción de censura contra el primer ministro paquistaní, Imran Khan, al asegurar que va en contra de la Constitución, y acto seguido el presidente del país, Arif Alvi, disolvió la Cámara Baja, por lo que se convocan nuevas elecciones.

El vicepresidente de la Asamblea Nacional (Cámara Baja), Qasim Suri, desestimó la moción de censura al asegurar que va en contra del artículo 5-A de la Constitución, que se refiere a la lealtad de todo ciudadano paquistaní con el Estado.

«Sentenció que la moción de censura contradice la Constitución y la soberanía del país y va en contra de las reglas y procedimientos«, afirmó Suri en su fallo, impidiendo que la oposición votara una iniciativa contra Khan para la que aseguraba que contaba con los apoyos suficientes para derrocarlo.

El primer ministro se dirigió después a la nación en un mensaje televisado, en el que informó que había solicitado al presidente paquistaní que disolviera la Asamblea Nacional para convocar elecciones anticipadas.

«El presidente de Pakistán, Arif Alvi, aprobó la petición del primer ministro de Pakistán de disolver la Asamblea Nacional en virtud del artículo 58 (1) leído con el artículo 48 (1) de la Constitución», anunció en Twitter la Oficina Presidencial.

OPOSICIÓN INDIGNADA

El principal líder de la oposición, Shehbaz Sharif, que había sido elegido candidato para sustituir a Khan como nuevo primer ministro, calificó lo sucedido de «alta traición» y aseguró en un mensaje en Twitter que el mandatario «ha empujado al país a la anarquía» y pidió al Tribunal Supremo que actúe ante lo que dijo era una «violación flagrante y descarada de la Constitución».

Se trataba de la segunda moción de censura que afrontaba Khan en el último año, tras imponerse en marzo de 2021 en un voto de confianza solicitado por él tras una votación que fue boicoteada por sus opositores.

Pero esta vez la coalición opuesta al primer ministro aseguraba contar con los apoyos necesarios para tumbar al mandatario en la Asamblea Nacional, en la que la formación gobernante Pakistán Tehreek-e-Insaf (PTI) tiene 179 parlamentarios en la cámara de 342 diputados y la oposición contaba con 162 miembros.

A Khan le bastaban 172 apoyos, pero varios de los partidos aliados de su coalición de Gobierno habían anunciado que se unían a la oposición, a los que se sumaban una docena de diputados del PTI, que aseguraron que se pasaban a las filas contrarias.

Los cinco años de legislatura de Khan debían concluir en el verano de 2023, después de su victoria en las elecciones de julio de 2018, un fin prematuro que ya es habitual en Pakistán, donde ningún primer ministro ha completado jamás su ciclo.

Khan afirmó en los últimos días que esta moción de censura es parte de una conspiración dirigida por un gobierno extranjero tras su acercamiento a Moscú durante la invasión de Ucrania.

En un mensaje previo a la nación esta semana, que de manera inusual se transmitió en vivo, Khan aseveró que la misiva fue recibida el 7 de marzo de parte de un gobierno extranjero, que evitó nombrar, aunque en un aparente error hizo referencia a Estados Unidos. Washington ha negado las acusaciones.

La decisión hoy del Parlamento de no permitir la votación de la moción de censura según el artículo 5-A de la Constitución, que se refiere a la lealtad de todo ciudadano paquistaní hacia el Estado, se basa en esas acusaciones.

Deja tu comentario sobre este artículo, recordar que es de total responsabilidad de quien los emite: