Escuche este artículo

Las reacciones del mundo ambiental respecto de la bullada venta de la termoeléctrica Guacolda, perteneciente a Aes Gener, a Weg Capital no se hicieron esperar, después de que el pasado martes 22 de febrero, Aes Gener informó un acuerdo para vender la termoeléctrica Guacolda, cuyas cinco centrales operan en la ciudad de Huasco, al actual accionista de la termoeléctrica, Grupo WEG. Para Aes Gener, es una señal de que ponen fin a su etapa de carbón, pero sin cerrar las chimeneas, lo que ha generado suspicacias sobre las debilidades de la descarbonización del país, ya que la empresa compradora no forma parte del acuerdo de descarbonización por el cual Aes Gener había comprometido cerrar Guacolda entre otras centrales, antes del 2040.

Desde un ex Ministro como Marcelo Mena y la candidata a constituyente Sara Larraín expusieron sus reparos contra el proceso. Sara Larraín denunció irresponsabilidad de la empresa AES Gener al vender sus 5 unidades termoeléctricas a carbón Guacolda que operan en Huasco, a inversionistas chilenos, en lugar de anunciar su fecha de cierre antes de 2040, tal como había comprometido con el gobierno. Expresó que a la norteamericana AES se le acabó la fiesta del carbón, ya que el nuevo presidente de Estados Unidos Joe Biden, reincorporó a Estados Unidos a los compromisos climáticos del Acuerdo de París y ello implica obligaciones de reducir emisiones de CO2 generadas por las carboneras. Asimismo, criticó al grupo chileno de inversiones WEG Capital, por adquirir activos de generación energética a carbón que enferman a la población de Huasco y aumentan el calentamiento global.

En tanto el ex Ministro Marcelo Mena afirmó en Twitter que “luego de tremendo show que hizo gener con jubilar la central de 60 años, con pago de pensión de gracia incluida, hoy se “descarboniza” vendiendo una central que ha contaminado por décadas a Huasco”.

Consultado el alcalde de Huasco, Rodrigo Loyola, sobre la venta que involucra a la termoeléctrica del puerto y los reparos que se plantean sobre el proceso de descarbonización, el edil manifestó su punto de vista: “Esto viene a demostrar aquello que hemos venido reiterando, que el proceso de descarbonización no puede ser voluntario entre las empresas y el Estado de Chile de espaldas a las comunidades y sin participación de los Municipios. Aquí lo que se requiere es que exista una legislación clara sobre el proceso, con plazos razonables y que, así como se plantea compensar a aquellas empresas que se acojan al estado de reserva estratégica, se considere compensar a las comunidades cuyos territorios han sido gravemente impactados por décadas.  Es insólito que el Estado, que es el único beneficiado con el impuesto verde a las termoeléctricas, ahora compense a las industrias que han afectado el medio ambiente y la salud de los habitantes y que no se haga cargo de compensar a las personas afectadas, su entorno ni se plantee un plan de recuperación potente frente a la pérdida de empleos asociados a la industria.”

Respecto a las expectativas de la comunidad respecto de los nuevos dueños el alcalde manifestó que “independiente de quienes sean los dueños, esperamos un comportamiento ético a la altura de las circunstancias frente al proceso que se vive, que cumplan con el pago integral de sus patentes y los derechos respectivos en la comuna y que se integren con una mirada responsable, solidaria y proactiva en la comunidad durante el tiempo que nos tocará convivir”, finalizó Loyola, quien termina su periodo en mayo próximo y que no va a la reelección por lo que será la nueva administración la que deberá asumir la posta en el proceso de descarbonización de Huasco.

Las reacciones del mundo ambiental respecto de la bullada venta de la termoeléctrica Guacolda, perteneciente a Aes Gener, a Weg Capital no se hicieron esperar, después de que el pasado martes 22 de febrero, Aes Gener informó un acuerdo para vender la termoeléctrica Guacolda, cuyas cinco centrales operan en la ciudad de Huasco, al actual accionista de la termoeléctrica, Grupo WEG. Para Aes Gener, es una señal de que ponen fin a su etapa de carbón, pero sin cerrar las chimeneas, lo que ha generado suspicacias sobre las debilidades de la descarbonización del país, ya que la empresa compradora no forma parte del acuerdo de descarbonización por el cual Aes Gener había comprometido cerrar Guacolda entre otras centrales, antes del 2040.

Desde un ex Ministro como Marcelo Mena y la candidata a constituyente Sara Larraín expusieron sus reparos contra el proceso. Sara Larraín denunció irresponsabilidad de la empresa AES Gener al vender sus 5 unidades termoeléctricas a carbón Guacolda que operan en Huasco, a inversionistas chilenos, en lugar de anunciar su fecha de cierre antes de 2040, tal como había comprometido con el gobierno. Expresó que a la norteamericana AES se le acabó la fiesta del carbón, ya que el nuevo presidente de Estados Unidos Joe Biden, reincorporó a Estados Unidos a los compromisos climáticos del Acuerdo de París y ello implica obligaciones de reducir emisiones de CO2 generadas por las carboneras. Asimismo, criticó al grupo chileno de inversiones WEG Capital, por adquirir activos de generación energética a carbón que enferman a la población de Huasco y aumentan el calentamiento global.

En tanto el ex Ministro Marcelo Mena afirmó en Twitter que “luego de tremendo show que hizo gener con jubilar la central de 60 años, con pago de pensión de gracia incluida, hoy se “descarboniza” vendiendo una central que ha contaminado por décadas a Huasco”.

Consultado el alcalde de Huasco, Rodrigo Loyola, sobre la venta que involucra a la termoeléctrica del puerto y los reparos que se plantean sobre el proceso de descarbonización, el edil manifestó su punto de vista: “Esto viene a demostrar aquello que hemos venido reiterando, que el proceso de descarbonización no puede ser voluntario entre las empresas y el Estado de Chile de espaldas a las comunidades y sin participación de los Municipios. Aquí lo que se requiere es que exista una legislación clara sobre el proceso, con plazos razonables y que, así como se plantea compensar a aquellas empresas que se acojan al estado de reserva estratégica, se considere compensar a las comunidades cuyos territorios han sido gravemente impactados por décadas.

Es insólito que el Estado, que es el único beneficiado con el impuesto verde a las termoeléctricas, ahora compense a las industrias que han afectado el medio ambiente y la salud de los habitantes y que no se haga cargo de compensar a las personas afectadas, su entorno ni se plantee un plan de recuperación potente frente a la pérdida de empleos asociados a la industria.”

Respecto a las expectativas de la comunidad respecto de los nuevos dueños el alcalde manifestó que “independiente de quienes sean los dueños, esperamos un comportamiento ético a la altura de las circunstancias frente al proceso que se vive, que cumplan con el pago integral de sus patentes y los derechos respectivos en la comuna y que se integren con una mirada responsable, solidaria y proactiva en la comunidad durante el tiempo que nos tocará convivir”, finalizó Loyola, quien termina su periodo en mayo próximo y que no va a la reelección por lo que será la nueva administración la que deberá asumir la posta en el proceso de descarbonización de Huasco.